Aunque el modelo de gasto que el gobierno mexicano ejerce en el sector salud es muy parecido al de países de primer mundo como Alemania, éste muestra todavía un bajo nivel de eficiencia que hace que los servicios en la materia no sean los adecuados para atender a la población en México, afirmó el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Alejandra Macías, investigadora del CIEP, detalló que el gasto a salud en México es muy diferente al de Alemania y Reino Unido, que destinan 9 y 7.8% de su PIB en salud, respectivamente, mientras que en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2015 se establece que México gastará 3.1% de su PIB en este rubro, la misma proporción que en el 2012.

El gasto que México destina a salud está muy por debajo del promedio que los países más desarrollados gastan en este rubro. Incluso un país con un modelo de seguridad Bismarck como Alemania, al cual el sistema de salud mexicano se asemeja más, tiene el gasto en salud más alto , explica la analista.

Por ello, dijo que si queremos hablar de universalizar los servicios de salud en el país, deberíamos empezar por unificar paquetes de salud, hacer el gasto en este rubro más eficiente, evaluar si éste debería aumentar, y finalmente disminuir considerablemente el gasto privado.

Para el 2015, se pretende ejercer 134,847 millones de pesos en el rubro de salud; es decir, un incremento en 1.6% respecto de lo autorizado este 2014. De este total, se invertirán 47,789 millones de pesos para el esquema de Seguro Popular.

La especialista indica que desde hace un par de décadas el gobierno federal ha hablado de proveer a la población con servicios de manera universal. En el 2003, se llevó a cabo la reforma de salud que dio paso a la creación del Sistema de Protección Social en Salud (Seguro Popular), con el que se logró afiliar a cerca de 100% de la población a alguna institución de salud, pero esto no quiere decir que toda la población tenga acceso efectivo a atención médica .

[email protected]