Cancún QR. Para la Secretaría de Economía el reto es claro, aumentar la inclusión financiera en el sector de las microempresas del país es vital para el crecimiento del mismo, dada su importancia en la creación de empleo y productividad, indicó Graciela Márquez Colín, titular de la dependencia.

En una videoconferencia otorgada dentro del encuentro regional de la Fundación de Cajas de Ahorro de Alemania para la Cooperación Internacional, Márquez Colín mencionó algunos retos que en el sistema financiero, especialmente en el no bancario, se deben de resolver, como, por ejemplo, evitar el sobreendeudamiento de sus atendidos y llegar a más regiones mediante tecnología.

“El uso de productos financieros, como servicios de pago, fuentes de ahorro, crédito y seguros, puede contribuir de manera muy importante al crecimiento económico y a que éste sea más incluyente”, detalló Márquez Colín.

De acuerdo con la funcionaria, en el país las pequeñas y medianas empresas representan poco más de 99% de las unidades económicas existentes, y concentran alrededor de 75% del empleo, por lo que incluir financieramente más a este segmento potencializaría el desarrollo económico.

“El crédito productivo tiene una relación muy cercana con el bienestar. Ampliar el acceso al sistema financiero contribuye a la lucha contra la pobreza, debido a sus potenciales efectos en producción, inversión y  consumo.

“Las microempresas deben ser la prioridad, dada su vulnerabilidad y su importancia en la economía en general”, comentó la funcionaria, en un contexto de un magro crecimiento de la economía del país.

Para la funcionaria, en México sólo 10% de las microempresas logra acceder a crédito formal productivo, y expuso que las empresas que reciben créditos menores a 100,000 pesos son atendidas en su mayoría por financieras no bancarias, mientras que las que reciben financiamiento superior a 300,000 pesos son atendidas principalmente por la banca comercial.

En este contexto, Márquez Colín comentó que hay una brecha que no ha sido atendida por las entidades financieras formales, en donde se encuentran empresas que tienen apetito de crédito. Sin embargo, no encuentran los productos adecuados a su tamaño y funcionamiento.

“Entre estos dos extremos (...) se encuentra un sector del empresariado mexicano que tiene apetito de crédito y enorme potencial de crecimiento, pero no encuentra productos adecuados a su tamaño, a su riesgo y a la dinámica”, expresó la funcionaria.

Márquez Colín precisó que dentro de los obstáculos para que las microempresas accedan a un crédito de acuerdo a sus necesidades, están las exigencias de la banca comercial, misma que pide garantías que no son acordes a la realidad de la empresa.

“La banca comercial suele exigir garantías que por mucho rebasan sus capacidades (de las microempresas) y vuelve al crédito bancario un recurso inalcanzable”, añadió.

Eficientar microfinancieras

La funcionaria destacó que, para que el crédito sea alcanzable para las microempresas, es necesario mejorar aspectos tanto de regulación como de eficiencia dentro de los intermediarios financieros que atienden a este sector, especialmente en los enfocados a las microfinanzas en el país.

“Existe una alta concentración en microfinanzas. Tres empresas concentran 63% de la cartera total bruta de este mercado”, explicó Márquez Colín, y agregó que la mayoría de estas intermediarias financieras tienen costos operativos altos, debido a las localidades donde atienden, por lo que las soluciones en tecnología pueden ayudar a reducirlos.

“Es indispensable hacer frente al hecho de que uno de cada cinco municipios en el país todavía está completamente desconectado del sistema financiero formal. La mayoría se concentra en el sur del país, como muchos indicadores de desigualdad, lo cual es un hecho reprobable (...) porque se genera un círculo vicioso entre crecimiento y exclusión financiera”, acotó.

Márquez Colín indicó que la Secretaría de Economía, junto con la banca comercial y de desarrollo, se encuentran en la promoción de esquemas de financiamiento en condiciones preferenciales.

“Estamos trabajando para poder ofrecer crédito a través de esquemas de garantía a las microempresas, cuya operación rebasa la posibilidad de financiarse en el mercado de las microfinancieras”, puntualizó la funcionaria.