Analistas de Barclays, Pantheon Macroeconomics, Banorte-Ixe y Base Casa de Bolsa prevén un alza de 25 puntos base en la tasa de referencia del Banco de México (Banxico), anticipándose a la tensión que genera cíclicamente un proceso electoral.

De acertar, el rédito de México se ubicaría en 7.75%, un nivel no visto desde junio del 2008.

La decisión de la Junta de Gobierno, bajo el supuesto de un incremento de 25 puntos base, también resultaría de la intención de facilitar un mayor orden a la depreciación acumulada desde el 15 de mayo y para favorecer que persista la tendencia a la baja en la inflación, cuya dinámica se ha desacelerado.

Explican que la volatilidad que prevalece en la moneda mexicana responde a factores como las elecciones y el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Gabriel Casillas, director general adjunto de Análisis Económico y Bursátil de Banorte, enfatiza que las presiones en emergentes y México no ceden y que el comercio se mantiene como el principal riesgo.

En tanto, Andrés Abadía, analista de Pantheon Macroeconomics para América Latina, afirma que de persistir la presión sobre la moneda “podrían venir alzas adicionales de la tasa”. Recuerda que “no hay muchas esperanzas de un avance en los próximos días de la renegociación del TLCAN”, escenario que podría llevar a que las autoridades  mantengan la tasa sin cambios.

“La inflación está cayendo finalmente y las expectativas parecen estar bajo control. Pero la volatilidad del peso va a empujar a la Junta a subir la tasa”, asevera.

Los estrategas de Barclays destacaron que la inflación se mantendrá cerca de 4% en lo que resta de este año y que seguirá en ese nivel para el 2019.

En el corto plazo, prevén que el tipo de cambio se mantendrá bajo presión, lo que impulsará la decisión de incremento en las tasas.

Depreciación ordenada acota probabilidad

Sólo uno de los analistas consultados disiente de la posibilidad de un alza de tasas, es Sergio Luna, el director de Estudios Económicos en Citibanamex.

Dice que la volatilidad a la que está sometida la moneda mexicana “ha sido bastante ordenada”, por ello considera que un incremento de tasas en este momento mostraría sensibilidad a la depreciación cambiaria, más que a sus posibles consecuencias en la inflación.

Anticipa que la discusión en la Junta de Gobierno se tornará intensa y que se presentará al menos una voz a favor de mantener la tasa sin cambios.

El tipo de cambio se ha mantenido fluctuando alrededor de 20 pesos por dólar desde mediados de mayo y a la fecha, tocando picos cercanos a 21 pesos por unidad, la semana pasada.

Pero bajarán

A pesar del alza estimada para el jueves entre los analistas consultados, el consenso del mercado estimado por FocusEconomics entre 34 estrategas anticipa que el rédito estará al cierre del año en 7.50 por ciento.

Siete esperan que el objetivo de la tasa de fondeo interbancaria cerrará el año en 7.75 por ciento.