El Banco Mundial (BM) propone hacer una reingeniería al gasto público de América Latina, para privilegiar la inversión en infraestructura que, asegura, es un poderoso motor de crecimiento .

Al interior del reporte Repensar la infraestructura en América Latina y el Caribe. Mejorar el gasto para lograr más se evidencia que, en promedio, la región dedica 3% del PIB a fondear obras como carreteras, caminos y puentes, mientras que en Asia orientan 7.7 por ciento.

Tras reconocer el espacio fiscal reducido de los países de la región, recomiendan optimizar los recursos, promover inversiones eficientes y aprovechar el potencial del sector privado para complementarlo.

Consideran que un gasto más eficiente y multiplicador podría orientarse al sector energético, de transporte, tratamiento de aguas residuales y energías limpias; enfatizan que al fortalecerlo con inversiones mejorará su eficiencia, la resistencia al clima y favorecerá el uso de energías renovables.

Con esta recomendación de reorientar el gasto público, el Banco Mundial se une a la de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe para completar las reformas tributarias en marcha en algunos países como México, por el lado del gasto.

Beneficios fiscales

Al interior del reporte, destacan que los operadores de infraestructura podrían verse atraídos si se mitiga el costo fiscal de su participación.

Por ejemplo, citan, las plantas de tratamiento de agua pueden generar electricidad para el autoconsumo e incluso generarles un negocio y, al hacer la contribución, recibir algún tipo de contrapartida tributaria.

De acuerdo con el organismo, para atraer la inversión a la iniciativa privada, las autoridades deben modernizar sus marcos regulatorios, favorecer políticas de competencia, mejorar las reglas presupuestarias para promover inversión en infraestructura y revisar tarifas y tasas impositivas para hacer más atractiva la inversión.

Determinantes para ?que IP apoye más

Al respecto, Luis Foncerrada Pascal, director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), consideró que para el caso mexicano en particular, el marco normativo, la institucionalidad y el Estado de Derecho serán determinantes para atraer la inversión productiva doméstica.

Tenemos 75 años con una baja inversión pública, que viene cayendo anualmente y tiene que ver sin duda con la estructura de gasto público, que privilegia el gasto corriente; y los desincentivos que genera la aplicación de una política fiscal, que ha mantenido el endeudamiento al alza desde fines del sexenio pasado , refirió.

Entrevistado por El Economista, dice que desde el 2009 el gasto público mantiene una expansión que ha ampliado al déficit público y que sin duda ha contribuido al cambio en la percepción que tienen las principales calificadoras sobre la nota mexicana.

El reporte será base de análisis y discusión entre los 189 miembros del Banco Mundial, que asistirán a las reuniones de primavera que celebrará el organismo con el Fondo Monetario Internacional la semana próxima.

ymorales@eleconomista.com.mx