El Banco Mundial (BM) ajustó al alza su expectativa de crecimiento para la economía mexicana y la dejó en 4.5% este año. La previsión revisada está rodeada de “gran incertidumbre” por el manejo de la pandemia y la situación fiscal, matizó Martín Rama, economista para América Latina y el Caribe del organismo.

La tasa esperada del PIB se encuentra arriba del pronóstico que tenía el organismo en enero, cuando previó un avance de 3.7%; queda en línea con la proyección revisada de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), también en 4.5% y está ligeramente debajo del escenario medio revisado por Banco de México, de 4.8 por ciento.

Al interior de su reporte semestral para América Latina, los expertos del BM consignaron que esta recuperación estará impulsada en el primer semestre del año por “la rápida reactivación de la economía estadounidense”, su efecto en la demanda de manufacturas y el despliegue de las vacunas del Covid-19.

Pero hicieron dos matices relativos al clima para las inversiones y a la velocidad de la vacunación, que tendrán impacto en el desempeño económico.

“La inversión privada podría seguir significativamente afectada por las reformas propuestas, relacionadas a la participación del sector privado en la industria energética”; mientras que la velocidad de la vacunación en el segundo semestre, determinará la fuerza de la recuperación del consumo interno.

El economista para la región precisó que como México otorgó un menor estímulo fiscal ante el choque por Covid-19, “se ha presentado una situación más difícil para las familias”.

Este moderado despliegue de apoyos fiscales dirigidos por el gobierno “ha tenido un efecto más manejable a nivel macro respecto de la situación fiscal que enfrentan otros países”, precisó.

Respuesta contracíclica y el PIB

Según las estimaciones del BM, el desempeño del PIB se moderará para el 2022, cuando anticipan una tasa de 3% y pronostican un menor avance para el 2023, de 2.5 por ciento.

En el capítulo para México, explicaron que el espacio fiscal que tenía el país se ha reducido no obstante a la modesta política contracíclica.

El Fondo Monetario Internacional ubica a México entre los países que otorgaron la política contracíclica más modesta, equivalente a 0.7 puntos del PIB.

En el informe, titulado “Volver a Crecer”, los expertos del BM pusieron de relieve que México, Honduras y Bolivia, son los países de la región que han visto “una mayor afectación” en sus niveles de pobreza, consecuencia de los cierres de negocios, desempleo y modestas políticas contracíclicas.

Como “se han erosionado los amortiguadores fiscales, y hay presiones de gasto crecientes y desplazadas en servicios públicos e infraestructura, se requiere una reforma tributaria que habilite el espacio fiscal”.

Además resaltaron que los compromisos del gobierno de “salvaguardar la sostenibilidad de la deuda” y apoyar a Pemex “exigen la citada reforma tributaria”.

El pronóstico estimado por el BM para Brasil es de 3%, lo que junto con el desempeño mexicano, llevará al PIB de América Latina y el Caribe a un repunte de 4.4% este año. La previsión regional supera al 4% estimado en enero.

ymorales@eleconomista.com.mx