La economía mexicana registró en julio un crecimiento de 0.5% mensual, con cifras desestacionalizadas, luego de la caída que presentó en junio de 1.1%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), que da seguimiento mensual a la economía mexicana, julio sería el quinto mes del año en donde se presentaría un crecimiento mensual; en enero, la economía creció 0.3%, mientras que en marzo presentó una tasa de 2.6% que, en abril, desaceleró a 0.2%, para luego presentar un crecimiento de 0.5% en mayo.

El rebote económico se da pese al incremento de casos de Covid-19 que hubo durante el mes, posteriormente desembocó en una tercera ola de contagios.

“Creemos que estos resultados sugieren al menos un impacto moderado por la tercera ola del Covid, con una pausa de la recuperación; no obstante, con la mejoría de las condiciones del virus esperamos un renovado dinamismo más adelante en el año, aunque no tan fuerte como en el primer semestre”, señalaron analistas de Banorte.

Por su parte, un análisis de Monex indicó que, ante una perspectiva de que el IGAE caiga en agosto, y un difícil panorama para la economía en los siguientes meses, la recuperación completa de la economía se daría hasta el 2022.

En su comparación anual, el IGAE registró su quinto mes consecutivo de crecimiento, aunque a un menor ritmo con una tasa de 7.7%, explicada por un efecto favorable en la base de comparación.

Por actividad económica, en el detalle mensual se observó que el sector primario  (relacionado con las actividades agropecuarias) mostró un crecimiento mensual de 1.9 por ciento.

Le siguieron las actividades secundarias, las cuales engloban el sector industrial en México, que mostró un crecimiento de 1.1% en comparación con junio.

En el caso del sector de los servicios, el crecimiento fue más modesto, con una tasa de 0.3 por ciento.

ana.martinez@eleconomista.mx