La economía francesa volvió a crecer en el primer trimestre de 2021, sostenida por el gasto de los consumidores, pese a las restricciones para frenar la pandemia de Covid-19, según datos oficiales publicados este viernes.

En el primer trimestre el PIB creció un 0.4% respecto a los tres últimos meses de 2020, un año en el que el brote de coronavirus sumió a países de todo el mundo en recesiones históricas, señaló la agencia de estadísticas Insee.

"Sin embargo, el repunte económico fue limitado, ya que el PIB sigue estando un 4.4% por debajo de su nivel del cuarto trimestre de 2019", antes de que la pandemia de covid comenzara a causar estragos en Europa, dijo la agencia.

Insee había pronosticado originalmente un crecimiento del 1% para el primer trimestre, pero en marzo las autoridades francesas comenzaron a ordenar el cierre de negocios y la prohibición de viajar en varias regiones antes de un tercer confinamiento nacional implementado en abril.

El presidente Emmanuel Macron anunció el jueves una reapertura escalonada del país a partir del 19 de mayo, con la esperanza de que la campaña de vacunación permita a los comercios, restaurantes y lugares culturales encontrar una apariencia de normalidad.

El gasto de los consumidores cayó un 1.1% en marzo, pero logró un "repunte moderado" del 1.2% en el conjunto del primer trimestre, según Insee.

La confianza de los hogares se mantiene, tienen altos niveles de ahorro y las empresas también tienen grandes reservas de efectivo", dijo Selin Ozyurt, economista del grupo de investigación y seguros de crédito Euler Hermes.

"Así que si el gobierno puede vacunar a la gente rápidamente, podríamos ver un repunte muy fuerte", dijo, y estimó que el objetivo del ejecutivo de un crecimiento del 5% este año es alcanzable.