La economía digital supone un gran reto a nivel internacional para los fiscos, quienes aún no consensúan cómo gravarla adecuadamente, refirieron expertos en el tema.

Susana Ruiz, jefa del departamento de Justicia Fiscal de Oxfam, indicó que hay una presión para generar reformas que logren gravar a las grandes tecnológicas, como Google, Apple, Facebook y Amazon.

Si bien este tema está en la agenda de organismos como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el G20, aún no se ha concretado un modelo a seguir para que las administraciones tributarias puedan gravar a estas empresas, las cuales generan utilidades millonarias.

“Nos encontramos con una presencia virtual que está dominando, prácticamente, los mercados. (No gravarla) es una evidencia de que el sistema fiscal no está diseñado para la realidad del modelo empresarial del siglo XXI”, indicó en un taller para medios.

Explicó que el problema para gravar a estas grandes tecnológicas se da porque el sistema fiscal internacional está basado en un elemento “arcaico, pensado hace 100 años”, en donde se supone que para pagar impuestos en un país hay que tener presencia física en éste.

“Estamos pasando de una economía en donde el valor se centraba en la producción física a una en donde la marca y patente tiene un valor más importante y se puede deslocalizar en cualquier territorio. Muestra de ello es que las corporaciones están presentes, virtualmente, en cualquier parte del mundo, y pueden colocar sus ganancias en territorios de baja tributación”, aseveró.

La jefa del departamento de Justicia Fiscal de Oxfam dijo que actualmente la economía digital representa 15% del Producto Interno Bruto (PIB), pero se calcula que en un lapso entre cinco y 10 años alcance 25 por ciento.

Ante la digitalización de la economía, la OCDE ha encontrado tres grandes retos en materia fiscal que han generado las grandes tecnológicas.

El primero de ellos es que dichas empresas pueden tener actividad en diferentes países sin una presencia física. El segundo reto observado fue la dependencia de las compañías respecto a los activos intangibles —como la propiedad intelectual— y, por último, el uso de datos personales de los usuarios.

Por su parte, Magdalena Sepúlveda, abogada e integrante de la Comisión Independiente para la Reforma de la Tributación Corporativa Internacional, destacó que es importante resolver esta situación para ampliar la base tributaria de los países.

Con ello, los países podrán obtener mayores ingresos que serían destinados a la inversión social.

“Queremos impedir retrocesos en avances en materia de salud, educación y vivienda y es importante, para ello, la inversión social, la cual necesita que se tomen políticas tributarias responsables”, acotó.

Sistema obsoleto e injusto

Los analistas refirieron que el sistema fiscal actual, a nivel mundial, es obsoleto e injusto. Obsoleto porque no ha logrado gravar de manera adecuada los intangibles y las bigtechs, e injusto por la evasión y elusión fiscal.

“El sistema fiscal no sólo es obsoleto, es absolutamente injusto. Recarga la carga impositiva de las multinacionales a las pequeñas y medianas empresas y también al resto de la ciudadanía a través de impuestos indirectos regresivos como el Impuesto al Valor Agregado, el cual tiene un fuerte impacto en la población que vive en la pobreza”, expuso Magdalena Sepúlveda.

En este sentido, Silvia Ruiz dijo que no hay manera de abordar la reducción de la desigualdad en los países si no se abordan políticas fiscales que consignen una redistribución justa de los recursos.

Magdalena Sepúlveda consideró pertinente crear un organismo tributario internacional que represente a todos los países, sobre todo uno en donde las economías de menores ingresos tengan voz y voto en las decisiones de carácter tributario, ya que la OCDE “es el club de países ricos, salvo México y Chile”.

Capacidad tributaria tendría que revisarse

Modernización del SAT debe continuar para lograr más ingresos de estados

México necesita una reforma fiscal que continúe con la modernización del fisco y que, a la vez, logre incrementar los ingresos de los estados y municipios, expusieron expertos.

Ricardo Martner, economista miembro de la Comisión Independiente para la Reforma de la Tributación Corporativa Internacional (ICRICT, por su sigla en inglés), destacó la importancia de seguir con la modernización del Servicio de Administración Tributaria (SAT), ello para mejorar la fiscalización que éste puede hacer.

Asimismo, refirió la importancia de lograr que los estados y municipios mejoren su capacidad para obtener ingresos propios.

“Se debe revisar también la capacidad tributaria a nivel de los estados y municipios, en donde hay un fuerte potencial de recaudación que México no ha aprovechado”, enfatizó.

Añadió que otro punto importante es fortalecer la recaudación por el ISR tanto personal como de empresas, en donde se debiera revisar y, en su caso, eliminar las exenciones que hay y combatir la evasión fiscal de multinacionales.

En este sentido, Silvia Ruiz, jefa del departamento de Justicia Fiscal de Oxfam, dijo que los incentivos fiscales no funcionan.

“Los incentivos tributarios no son necesarios, son redundantes, son ineficientes (...) investigaciones demuestran que la inversión se produciría exactamente igual si no se dieran, pero una vez que éstos se dan es difícil dar marcha atrás”, explicó.

El economista de la ICRICT explicó que se necesita realizar reformas integrales que permitan que el país aumente su recaudación como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB). De acuerdo con la OCDE, México ocupa el último lugar en recaudación, con una tasa de 16.2% del PIB.

Refirió que si bien el decreto en la frontera, en donde se recortan las tasas del IVA e ISR a empresas, puede ayudar a incrementar la recaudación, la zona ya contaba con sus propios incentivos fiscales, por lo cual “no tiene sentido, debería ser a nivel nacional”.

[email protected]