La economía de Estados Unidos está en un "punto de inflexión", en medio de expectativas de que el crecimiento y la contratación se aceleren en los próximos meses, aunque sigue habiendo algunos riesgos, sobre todo si resurge la pandemia de coronavirus, dijo el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.

En un breve extracto de una entrevista más larga con el programa "60 Minutes" de CBS, que se emitirá completa en la noche del domingo, Powell reiteró su reciente optimismo con la economía y su advertencia ya familiar de que el Covid-19 sigue siendo el riesgo principal.

"Sentimos que estamos en un momento en que la economía va a empezar a crecer mucho más rápidamente y la creación de empleo también, así que el principal riesgo a nuestra economía ahora mismo es que la enfermedad vuelva a propagarse", dijo.

"Será inteligente que la gente pueda seguir con la distancia social y llevando mascarillas", agregó.

Recientes datos han indicado que la economía está en modo positivo, con una creación de 916,000 empleos en marzo y sugerencias de algunas autoridades de la Fed de que es posible que se alcance la cifra de un millón de trabajos nuevos al mes más adelante en el año.

Aunque hay partes de Estados Unidos que están sufriendo un alza de casos de Covid-19 –sobre todo en Michigan– las tasas de infección están en mínimos de muchos meses en grandes áreas del país, mientras sigue la campaña de vacunación, con un récord diario de 4.6 millones de dosis administradas el sábado, según el recuento de Reuters.

Esto ha permitido una mayor reapertura a grandes partes de la economía. La actividad en sectores tan golpeados como el ocio y el entretenimiento ha mejorado de forma significativa en las últimas semanas, mientras los consumidores recuperan la confianza para volver a salir a cenar fuera y subirse a aviones.

Aun así, incluso con el gran aumento del empleo en marzo, el mercado laboral sigue estando 8.4 millones de empleos por debajo de donde estaba en febrero de 2020, justo antes de que la pandemia desencadenara una recesión histórica, e incluso más lejos de donde estaría ahora el nivel de empleo si la pandemia nunca hubiera ocurrido.