El informe elaborado por los 12 bancos estatales estadounidenses, denominado Libro Beige de la Reserva Federal (Fed), señala que la actividad económica se expandió en junio en todos los distritos a un ritmo de crecimiento que fue de leve a moderado desde principios de mayo hasta finales de junio del 2017, lo que implica una visión un poco más optimista a la del mes anterior.

En esta posición es en la que han coincidido la mayoría de los 12 bancos pertenecientes a cada uno de los distritos estadounidenses, si bien, pronosticaban mejores resultados.

En cuanto al gasto del consumidor, la mayoría de los distritos reportó aumentos, especialmente liderados por las ventas al por menor y el turismo. No obstante, destaca de forma generalizada el declive de las ventas de vehículos, un comportamiento que contrasta con lo registrado en el 2016, cuando este sector registraba máximos históricos.

El sector manufacturero y los servicios no financieros siguieron creciendo, con un avance en ambos casos de modesto a moderado . Las actividades de construcción de viviendas y de estructuras, así como la venta de viviendas ya construidas se mantuvieron planas.

El sector agrícola es el que mayores divergencias entre distritos reflejó debido a las inclemencias del tiempo, especialmente por fuertes lluvias. Asimismo, el Libro Beige destaca el caso de los lácteos y otros productos de cultivo, debido al problema de sus bajos precios que los mantiene débiles .

La actividad energética tendió a mejorar desde la última encuesta, particularmente el petróleo y el gas natural. La producción de carbón sigue siendo lenta , aunque es superior al nivel del año anterior.

En cuanto al mercado de trabajo, la mayoría de los distritos informó que el empleo continúa creciendo a un ritmo entre moderado a moderado en expansión , a excepción de los distritos de Atlanta y St. Louis, que observaron niveles de empleo planos.

Muchas empresas se quejan de que no encuentran suficientes trabajadores adecuados para ocupar todos sus puestos vacantes.

Por su parte, los salarios crecieron a un ritmo entre modesto a moderado de manera general, atribuido a la existencia de condiciones más estrictas en el mercado de trabajo caracterizado por ser ultrarígido y con escasa disponibilidad de mano de obra.

Algunas empresas han optado por ofrecer un sueldo mayor a aquellos trabajadores con habilidades específicas, pero aun así la Fed asegura que no se observa una tendencia clara al alza de los salarios.

En lo que respecta a los precios, se muestra cómo los precios aumentaron modestamente en la mayoría de los distritos, mientras que algunos observaron que las presiones inflacionarias se habían moderado ligeramente .

Los mayores incrementos de precios se registraron en los materiales de construcción y en los fletes, la contratación de transporte para el traslado de mercancías. Al contrario, los precios de la gasolina fueron los que más cayeron.

Finalmente, el documento señala que los bajos precios de los productos agrícolas están provocando estrés entre los agricultores. Por otra parte, explica que esta situación está produciendo que los minoristas en alimentación estén logrando una mejora en sus márgenes.