El Banco de México (Banxico) colocó la totalidad de las coberturas cambiarias al vencimiento de 30 días en forwards no entregables, por 200 millones de dólares, y registró una demanda que superó 2.6 veces la oferta.

Información del Banco de México muestra que los instrumentos no entregables se asignaron a ocho postores, con un ponderado de 917 puntos forward, que, de acuerdo con Grupo Financiero Banorte (GFBanorte), significa que el tipo de cambio ponderado en la colocación fue de 19.11 pesos por dólar.

Este fue el único instrumento ofrecido este lunes por el banco central, ya que la subasta tenía el objetivo de renovar el vencimiento de la misma cantidad de coberturas a 33 días, ofrecidos el 5 de abril pasado y que expiraban.

Los forwards no entregables, subastados originalmente el 6 de marzo a un mes, cuya segunda renovación al vencimiento se completó lunes 8 de mayo, fueron colocados entre cinco bancos privados.

La demanda total por el instrumento de marzo fue de 420 millones de dólares de coberturas, es decir, superó siete veces la oferta del banco central.

En ese momento el tipo de cambio ponderado fue de 19.57 pesos por dólar, lo que significa que en la segunda subasta al vencimiento de 30 días bajó la oferta por las coberturas y la cotización ponderada fue inferior en casi 50 centavos (46 centavos menos).

De banco central a operador

Las coberturas cambiarias liquidables en moneda nacional fueron subastadas por primera vez por el Banxico el 6 de marzo. El instrumento se originó como una herramienta adicional para estabilizar al mercado cambiario, tal como lo explicó la Comisión de Cambios el 26 de febrero.

Este forward, que, de acuerdo con analistas como Guillermo Barba, han convertido al Banco de México en un operador, permite a las autoridades intervenir en el mercado cambiario sin afectar el saldo de las reservas internacionales y se suma al arsenal de mecanismos a disposición de las autoridades.

De acuerdo con Barba, al participar en las subastas y ser el Banxico quien asigna las coberturas a un determinado tipo de cambio, está opinando sobre el precio adecuado del dólar , lo que a su juicio no tendría que suceder en un régimen de flotación cambiaria.

Diferenciales al término

Tal como lo diseñó la Comisión de Cambios, integrada por la Secretaría de Hacienda y el Banco de México, la institución financiera que adquiere el instrumento forward no entregable recibe al vencimiento del plazo la diferencia en moneda nacional que resulte del tipo de cambio al que realizó el contrato y el que opere al cumplirse el término.

Sin embargo, este diferencial ha resultado adverso a la estimación ponderada de las asignaciones que han vencido hasta ahora. Lo que significa que los bancos han tenido que pagar al Banxico este diferencial.

Una de las ventajas de los acuerdos swap a través de futuros no entregables fue descrita por el propio Fondo Monetario Internacional, donde aseveró que las autoridades son capaces de administrar la liquidez doméstica e intervenir en el mercado spot sin afectar las cifras oficiales de las reservas.

ymorales@eleconomista.com.mx