El presidente Donald Trump y el presidente de la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO por sus siglas en inglés), Richard Trumka, se enfrentaron este viernes en relación con la puesta a votación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Trump afirmó que no cree que los legisladores demócratas aprueben el T-MEC, argumentando que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, estaba demasiado comprometida con intereses sindicales.

“Richard Trumka la tiene mortificada”, dijo Trump, en una entrevista telefónica con Fox News. “Ella no aprobará el T-MEC”, añadió.

Además Trump afirmó que el presidente de AFL-CIO “ha mortificado (a Pelosi)” y “la toca como un violín”.

Al preguntársele en la víspera, en la conferencia semanal que ofrece en Washington, en relación a si necesitaba llegar a un acuerdo con Robert Lighthizer, representante comercial de la Casa Blanca, esta misma semana para alcanzar a votar el T-MEC en la Cámara en diciembre, Pelosi replicó: “Ni siquiera estoy segura si llegaremos a un acuerdo hoy; que este sería suficiente tiempo para terminar”.

Pero tras su salida de un encuentro posterior con Lighthizer, Pelosi indicó que se lograron avances. “Tuvimos progresos. Creo que estamos reduciendo nuestras diferencias”, dijo.

“Mi predicción es que ella no lo hará”, concluyó Trump este viernes.

También este viernes, en respuesta a Trump en una serie de tuits, Trumka dijo que “la noción de que cualquiera podría tocar (a Pelosi) como un violín es ridícula”.

El líder de AFL-CIO, una federación de sindicatos que colectivamente representa a 12.5 millones de personas, agregó que Pelosi “quiere lo mismo que nosotros: un acuerdo exigible que realmente funcione para los trabajadores”.

“Como he dicho durante meses, si el nuevo TLCAN beneficia a los trabajadores, lo apoyaríamos. Simplemente no está allí todavía”, dijo Trumka en uno de los tweets.

Desde junio, los demócratas de la Cámara han trabajado con la USTR para abordar preocupaciones clave en cuatro áreas: asegurar el cumplimiento (enforcement, en inglés) de la legislación laboral; fortalecer las reglas de protección al medio ambiente; fortalecer los derechos de los trabajadores, y disminuir el periodo de exclusividad para datos de patentes de medicinas biológicas.