Las finanzas públicas de Brasil mejoraron en todos los ámbitos en mayo, mostraron cifras oficiales, ya que el déficit presupuestario se redujo a un mínimo de un año y la deuda pública cayó a su nivel más bajo como porcentaje de la economía en general en casi un año.

La deuda pública cayó en mayo al 84.5% del Producto Interno Bruto, según datos del banco central. Fue el porcentaje más bajo desde julio de 2020 y fue inferior al 85.6% del mes anterior. La deuda neta del sector público también cayó en mayo, al 59.7% del PIB desde el 59.8% del mes anterior, mínimo desde agosto.

Ingresos fiscales más fuertes de lo esperado en los últimos meses han ayudado a mejorar las perspectivas de las finanzas públicas de Brasil, tanto que el ministro de Economía, Paulo Guedes, dijo el mes pasado que el déficit presupuestario general podría convertirse en superávit en 2023.

Guedes afirmó la semana pasada que el ratio deuda/PIB de Brasil debería cerrar este año en 84 por ciento. Las cifras del banco central del miércoles mostraron que el sector público registró un déficit en mayo excluyendo pagos de intereses de 15,500 millones de reales (3,100 millones de dólares), menos que el déficit de 23,700 millones de reales (4,765 millones de dólares) pronosticado en un sondeo de Reuters a economistas.

El déficit nominal del mes, incluidos pagos de intereses, fue de 37,400 millones de reales (7,520 millones de dólares), indicó el emisor.

El déficit primario acumulado en los 12 meses hasta mayo fue de 428,600 millones de reales (86,185 millones de dólares), o un 5.4% del PIB, el menor déficit desde mayo de 2020 y por debajo de un 7% del PIB revisado a la baja en el año hasta abril, dijo el banco central.