En la penúltima reunión monetaria del año del Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por su sigla en inglés), reconocieron que se encuentran preocupados por el ritmo de la recuperación económica de Estados Unidos y consideraron que el crecimiento sigue debajo del que tenían antes de la pandemia.

De acuerdo con las minutas de la Reunión Monetaria del 4 y 5 de noviembre, donde el FOMC dejó sin cambio la tasa entre 0 y 0.25%, había preocupación por la incertidumbre sobre el estímulo fiscal adicional de Estados Unidos y el resultado de las elecciones presidenciales.

Hechos que dijeron “causaron cierta volatilidad en los precios de los activos financieros”. En las minutas, donde también discutieron “el ritmo y la composición actual de las compras de activos”, resaltaron que las finanzas de los hogares y las empresas se han debilitado con la recesión económica, factores que también les preocupan.

En aquella relatoría, refirieron que existe riesgo de que se amplíe la deuda de los hogares ante la persistencia de la pandemia.

Un diagnóstico negativo para el sector financiero, que de por sí enfrenta altos niveles de deuda empresarial desde antes de la pandemia.

De hecho, resaltaron que la capacidad de los hogares y empresas para hacer frente a sus obligaciones financieras dependerá del curso de la recuperación económica.

Comentaron también que la recuperación se ha distribuido de manera desigual en las industrias, donde “las dedicadas a la hospitalidad, aviación y construcción no residencial, enfrentan circunstancias muy difíciles”.

Compra de activos

De acuerdo con lo descrito en la minuta, “algunos” participantes del FOMC dijeron que esperaban que la Fed alargaría el vencimiento de los bonos adquiridos.

Varios de ellos comentaron también que existen límites a la cantidad de apoyo de la Fed y mostraron su preocupación por la posibilidad de que se presenten consecuencias no deseadas de estas acciones.

Esto, en referencia al programa de compra de bonos del Tesoro por 120,000 millones de dólares. Explicaron que el ritmo actual de compras ayuda a mantener las condiciones acomodaticias.

La próxima reunión monetaria del FOMC está programada para el 15 y 16 de diciembre y por tratarse de la última del año, se darán a conocer las proyecciones económicas de los miembros del Comité así como los dot plots donde anticipan los movimientos de política monetaria para los próximos meses.

ymorales@eleconomista.com.mx