La deuda de Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI) representa hoy 45,600 millones de dólares que equivalen al 63% de los acuerdos pendientes que tiene el organismo. En el caso de los acuerdos de mayor tamaño, explica el 80% de los préstamos.

Así lo detalló el organismo en el informe de la Agenda de Política Global que presentó Kristalina Georgieva durante las reuniones de la primavera boreal del FMI y el Banco Mundial hace dos semanas.

La deuda pendiente de acuerdo de la Argentina llega a 31.91 miles de millones en Derechos Especiales de Giro (DEG), mientras que los préstamos pendientes totales alcanzan a los 50.29 miles de millones, es decir, casi dos tercios del total adeudado al FMI por distintos países se explican por el Stand By que fue concedido al gobierno de Mauricio Macri y que ahora el ministro de Economía, Martín Guzmán, busca renegociar con un programa de Facilidades Extendidas.

Si se mide dentro de los créditos del tramo superior -como el acuerdo extraordinario que firmó en ese momento la directora Christine Lagarde con Nicolás Dujovne y Federico Sturzenegger, en Hacienda y Banco Central, respectivamente- la deuda representa el 80% de esos créditos pendientes.

A la cotización actual de los DEG, la deuda representa 45,600 millones de dólares. El acuerdo argentino, además, alcanza el 16% de los créditos del FMI en todas sus variantes: vigentes, pendientes y sumando los programas especiales para reducción de la pobreza para países africanos, por 197,000 millones de DEG.

Sólo México tiene hoy con una línea de crédito flexible (como también tienen Chile, Perú y Colombia), un programa mayor al de Argentina. Se trata de 44,000 millones de DEG, lo que representa unos 62,000 millones de dólares a la cotización actual y el tiempo de repago de estos créditos es de 3.5 a 5 años.