El Fondo Monetario Internacional (FMI) esgrime que tras la crisis mundial el estatus de safe heaven o refugios seguros que por años han tenido algunos mercados o divisas “dejó de ser inmutable”.

En un documento de trabajo, expertos del Fondo encuentran que también los mercados de Estados Unidos, Suiza, Australia, Japón y Reino Unido sufrieron salidas de capital importantes dirigidas por aversión al riesgo, como las que solían protagonizar mercados emergentes como Brasil o India.

Los mercados de Estados Unidos, el del oro y activos en dólares, fueron considerados por años safe heaven por la garantía que representaba su manejo macroeconómico y su estabilidad financiera.

Según este análisis del Fondo, desarrollado por Linda Goldberg y Signe Krogstrup, los mercados emergentes continúan siendo los más vulnerables a un cambio en el sentimiento de los inversionistas, pero evidencian que también los avanzados se han vuelto objeto de aversión en episodios de deterioro en las condiciones globales o en alto estrés.

“La aversión global al riesgo tiende a generar presión cinco veces mayor en mercados emergentes a la que sufren los avanzados”, los que anteriormente gozaban de la etiqueta tácita de ser un safe heaven.

En el análisis, desarrollaron una especie de ranking en el que identifican el atractivo que generaron 44 mercados seleccionados, en la precrisis, esto antes del 2008; en plena crisis, en el 2008 y el 2009, y en la postcrisis.

Ahí, mostraron que, en plena crisis, Estados Unidos fue el mercado del que más deshicieron posiciones los inversionistas, pese a haber sido por años un safe heaven. Pero lo mismo le sucedió a Nueva Zelanda, Suiza, Singapur, Suecia y Reino Unido.

MERCADOS SELECTIVOS

Al interior del documento de trabajo titulado “Presiones en el flujo internacional de capitales”, divulgado este martes, mencionan que el cambio de sentimiento global de los inversionistas se ha convertido en el principal factor de presión para la entrada de capitales a todo tipo de mercados. Es lo que directivos del FMI habían advertido desde el año pasado, como “mercados más selectivos”.

Acotan que este aumento en la aversión al riesgo es el que movió en los últimos meses a los mercados y divisas de economías avanzadas y emergentes.

En el análisis, consignaron que los flujos de capital internacionales demostraron que la consistencia en el crecimiento económico sigue siendo un importante imán para los capitales.

“Los flujos de capital responden diferente al ambiente de la economía y a la forma de intervención de la autoridad monetaria local en el mercado cambiario para influir en la cotización vía tasas y liberando de presiones al mercado de capitales”, se explica.

DIFERENCIAL DE TASAS, SU PESO

Precisan que el diferencial de tasas entre emergentes y avanzadas dejó de ser un factor a considerar, pues por mucho tiempo se mantuvieron cercanas a 0, de modo que los inversionistas comenzaron a buscar otro tipo de alicientes.

De acuerdo con el análisis, conforme vinieron anunciando y formalizando la normalización de sus tasas los bancos centrales de importancia sistémica, como la Reserva Federal, los mercados han venido ajustando sus movimientos.

Ahí mismo explican que los flujos de capital internacionales mostraron consistencia al favorecer las condiciones para el crecimiento económico, pero la aversión global al riesgo tiende a generar presión sobre ellos.

Para desarrollar el análisis, tomaron en cuenta el comportamiento de 44 economías, donde 14 son avanzadas y 31 emergentes.

[email protected]