Para este año, las 26 dependencias del gobierno federal reducirán su presupuesto en 138,057 millones de pesos, lo que significa una disminución de 12.4%, respecto de lo que se asignó en el presupuesto aprobado para el 2016, con lo que dispondrán de un total de 978,730 millones de pesos.

Sin embargo, de este total, 88% se destinará al gasto corriente que se refiere a gastos como servicios personales, pago de nómina y remuneraciones, mientras que a gasto en inversión apenas se destinará 12% del total, de acuerdo con información del Presupuesto de Egresos de la Federación del 2017.

La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano es la dependencia que más ajustará su presupuesto con una reducción de 37.5% respecto del año anterior, con lo que tendrá recursos por 16,018.9 millones de pesos, recursos que en su totalidad serán destinados a gasto corriente.

En la misma situación se encuentra la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo, Pesca y Alimentación. Tendrá un presupuesto de 70,597 millones de pesos, una reducción anual de 14.8 por ciento. No obstante, 99.8% se destinará a gasto corriente y sólo 0.2% a inversión.

El problema es que dejas de invertir en la creación de hospitales, carreteras o puentes por estar pagando el alto costo que representa el trabajo de la burocracia. Siempre se da prioridad al gasto corriente y se sacrifica a la inversión , expuso Tapen Sinha, experto del Instituto Tecnológico Autónomo de México.

Comentó que, desde el 2015, cuando se empezaron a hacer los recortes al gasto público como efecto de menores ingresos petroleros, la mayor víctima fue la inversión, pues se han recortado más de 150,000 millones de pesos en este rubro, mientras que en gasto corriente son poco más de 13,000 millones de pesos.

El gasto en inversión por lo general se hace con una visión de largo plazo, y el destinar menos recursos representa un impacto negativo para los próximos cinco años; además tiene un impacto en el empleo, la productividad y competitividad del país , agregó Sinha.

Gasto corriente triplica ?el gasto en inversión

Para este año, el gasto corriente del sector público será por 2 billones 242,829 millones de pesos, monto que es 3.8 veces más a lo que se presupuestó en el gasto de inversión que apenas será por 587,429 millones de pesos.

En la Secretaría de Educación Pública, los recursos para gasto corriente serán por 265,966 millones de pesos, monto 157.5 veces mayor a lo que se destinará al gasto en inversión, que será de apenas 1,688 millones de pesos.

Leticia Armenta, economista del Tecnológico de Monterrey, comentó que el gasto corriente no genera ningún impacto en el futuro en la capacidad de la economía, como sí lo hace el gasto en inversión. Es muy grave el hecho de que el gasto en inversión se disminuya y que se esté desperdiciando el dinero en gasto corriente porque no queda claro cómo se utiliza .

Agregó que hay países que destinan más de 20% de su presupuesto en inversión como China o Japón, lo cual le permite mejorar sus proyectos en tecnología o innovación.

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología tendrá un presupuesto para este año por 26,963 millones de pesos, 72.3% se destinará al gasto corriente y sólo 27.7% al gasto de inversión.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes es de las pocas dependencias que más recursos destina a la inversión, ya que del total, 85.9% es para inversión y 14.1% para gasto corriente.

Se debe regular ?el gasto corriente

Sinha reconoció que es difícil hacer una reforma para tener un mejor control sobre el gasto corriente. Sí es necesario, pues desafortunadamente, los recursos que se destinan a la mayoría de las dependencias no se refleja en resultados.

No hay una ley que diga que cierta cantidad se destinará a las dependencias o bien un techo que limite los recursos que se entregan a las secretarías, comisiones o entidades no sectorizadas, lo cual sería bueno para que con los recursos que cuenten realmente se vuelvan eficientes .

Armenta sugirió que se haga una evaluación de la función y desempeño de cada dependencia de gobierno para determinar si se debe eliminar o fusionar con alguna que tenga las mismas responsabilidades o actividades. Eliminar funciones repetidas en distintas dependencias es un criterio de eficiencia .