De enero a octubre, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda presentó 140 denuncias por presuntos actos de lavado de dinero, de los cuales la mayoría fue por delitos fiscales y actos de corrupción.

De acuerdo con cifras de la misma UIF, de las 140 denuncias presentadas en los primeros 10 meses del año, 44 fueron por delitos fiscales, es decir, 33% del total, mientras que 30 por actos de corrupción, lo que significó 23% de las querellas presentadas ante las autoridades correspondientes en dicho periodo.

Guillermo Mendieta, socio de la firma Mendieta y Asociados, explicó que el tema de la evasión fiscal es un foco de atención de la actual administración, tanto por parte de la UIF como del Servicio de Administración Tributaria (SAT), por lo que es congruente que dicho ilícito sea el que más haya motivado denuncias por presuntos actos de lavado de dinero.

“El simple hecho de no saber el origen del dinero por el cual se obtienen ciertos servicios, bienes o productos da una presunción de lavado de dinero. Al momento que no se declara fiscalmente un ingreso, en primera instancia hay una evasión fiscal (...) Posteriormente hay que preguntarse de dónde proviene lo que no se quiere declarar y se abre una presunción de una operación ilícita que se puede considerar como lavado de dinero”, detalló Mendieta.

En el transcurso del 2019, tanto el SAT como la UIF han anunciado una estrategia contra las empresas que realizan operaciones simuladas, mejor conocidas como factureras. En octubre pasado, se informó que la autoridad fiscal había detectado 150 empresas, de las cuales a 144 se les bloqueó su Certificado de Sello Digital.

Para César de la Parra, socio de la firma Chevez Ruiz Zamarripa, esta administración ha puesto énfasis en combatir la evasión fiscal y el lavado de dinero y, además, cuenta con más herramientas para atacar dichos ilícitos.

“Las propias autoridades, conscientes de este tema y del combate contra las factureras detonan el número de investigaciones al tener las herramientas y al haberlas fortalecido con reformas que fueron aprobadas, tanto en extinción de dominio, en el código fiscal y en la ley de delincuencia organizada”, declaró De la Parra.

De acuerdo con el especialista, el tema fiscal y el lavado de dinero internacionalmente se ven como dos ilícitos que están ligados, por lo que es congruente que sea uno de los de mayor motivo de denuncia por parte de la UIF.

“Internacionalmente son figuras que van de la mano, el tema fiscal con el de combate al lavado de dinero, en prácticamente todos los países donde se ha establecido todo el tema de lavado de dinero suele perseguirse con el tema fiscal”, acotó.

Las 140 denuncias presentadas por la UIF en los primeros 10 meses del año involucran a 706 sujetos señalados, por, en primera instancia, cometer delitos como evasión fiscal, actos de corrupción, tráfico de personas, robo de hidrocarburos, fraudes, delincuencia organizada, para posteriormente tratar de hacer pasar sus ganancias como lícitas, lo que se conoce como lavado de dinero.

Una unidad para prevenir delitios

Con el propósito de coadyuvar en la prevención de los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, conocidos como lavado de dinero, y de financiamiento al terrorismo. La Unidad de Inteligencia Financiera se creó mediante decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 7 de mayo de 2004.