Las reglas emitidas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en materia de prevención y detección de lavado de dinero en los centros cambiarios y transmisores de dinero son costosas para los establecimientos, así lo afirmó Germán Castro, presidente de la Asociación Nacional del Centros Cambiarios y Transmisores de Dinero (Anced-td).

Castro informó que hasta ayer los negocios reportaban al Servicio de Administración Tributaria los casos sospechosos de lavado de dinero y a partir de hoy será a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) la que recibirá los reportes.

Lo anterior se establece en la Resolución por la que se expiden las disposiciones de carácter general a que se refiere el artículo 95 Bis de la Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito aplicables a los centros cambiarios a que se refiere el artículo 81-A del mismo ordenamiento, publicada en el Diario Oficial de la Federación.

El órgano regulador bancario también estará encargado de supervisar una vez al año a los centros cambiarios, a su vez éstos tendrán que pagar hasta 30,000 pesos por la verificación que les realicen.

El costo de supervisión podría ser más del capital que algunos de los establecimientos tienen, porque son negocios que operan al menudeo y que tienen entre 50,000 y 100,000 pesos de capital , explicó Germán Castro.

En la regulación emitida se obliga a los centros cambiarios que tengan más de 25 empleados a instalar comités de comunicación y control, el cual será el encargado de auditar y clasificar a los usuarios dependiendo de las operaciones que éstos realicen.

Pese a lo anterior, Castro expresó que están satisfechos con el hecho de que la CNBV se convierta en la entidad que les supervise, debido a que es la experta en la materia de detección de lavado de dinero.

Actualmente existen 1,400 centros cambiarios y transmisores de dinero, los cuales realizan operaciones diarias que van desde 50 dólares hasta 10,000 dólares.