El director general de Investigación Económica del Banco de México, Daniel Chiquiar Cikurel, explicó que el comportamiento a nivel regional de la inflación ha estado determinado por la pandemia de Covid-19 y las medidas adoptadas para evitar su propagación.

Al presentar el Reporte Sobre las Economías Regionales abril-junio 2020, explicó que la inflación general anual de abril fue la segunda más baja desde que se tiene registro, situándose en 2.15 por ciento.

Mientras que para las regiones norte (conformada por Baja California, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Sonora y Tamaulipas), centro (Ciudad de México, Hidalgo, Guanajuato, Estado de México, Morelos, Puebla, Querétaro y Tlaxcala), centro-norte (Aguascalientes, Baja California Sur, Colima, Durango, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Sinaloa, San Luis Potosí y Zacatecas) y sur (Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz, y Yucatán) los niveles de inflación en ese mes fueron los mínimos históricos.

En los meses siguientes, precisó, la inflación general anual en todas las regiones ha venido aumentado, debido a un incremento en los precios de los energéticos.

“La inflación anual promedio de las regiones norte, centro-norte, centro y sur registró niveles de 2.87%, 3.30%, 3.65% y 3.52% en el primer trimestre, mientras que, influidas por el resultado particularmente bajo de abril, en el segundo trimestre se situó en 2.28%, 2.54%, 2.80% y 3.53%, respectivamente, alcanzando niveles de 3.75%, 3.92%, 4.04% y 4.53% en agosto”, expone el documento.

Sobresale la inflación anual del sur, ya que se mantiene en niveles superiores a los del resto de las regiones y es la que ha exhibido una mayor aceleración, “consecuencia, en buena medida, de las elevadas variaciones anuales de los precios de las mercancías alimenticias”.

 

Inflación subyacente

La inflación subyacente en las regiones se caracterizó por exhibir un aumento a lo largo del segundo trimestre y por presentar una notable recomposición a su interior, en la cual se observan presiones a la baja en la inflación de los servicios y al alza en el caso de las mercancías.

Así, en el segundo trimestre la inflación subyacente anual promedio de las regiones norte, centro-norte, centro y sur fue 3.69%, 3.51%, 3.47% y 3.98%, en tanto que en agosto, sus niveles alcanzaron 4.05%, 4.02%, 3.76% y 4.27%, respectivamente.

Mientras que la inflación no subyacente de todas las regiones exhibió niveles particularmente bajos en abril, por las reducciones en los precios de los energéticos.

No obstante, en los meses siguientes, la inflación no subyacente de todas las regiones ha venido aumentando, reflejado en el crecimiento de los precios de los energéticos y de las frutas y verduras.

La inflación no subyacente anual promedio de las regiones norte, centro-norte, centro y sur en el segundo trimestre fueron -1.71%, -0.59%, 0.68% y 2.14%, en tanto que en agosto fue de 2.86%, 3.59%, 4.94% y 5.35%, respectivamente.

 

rrg