El convenio entre Perú y México para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal en materia de Impuesto Sobre la Renta (ISR) elimina cargas tributarias excesivas establecidas por ambos países que obstaculizan el flujo de inversiones, afirma la Secretaría de Hacienda.

Este acuerdo buscan eliminar la doble tributación que representa una carga fiscal excesiva para los residentes de México y de otros países que realizan operaciones comerciales o financieras entre sí.

También armoniza los sistemas fiscales de los dos países y otorga certeza jurídica respecto del sistema fiscal aplicable a las inversiones mexicana y peruana, abunda la dependencia en un comunicado en el marco de la gira del presidente Felipe Calderón a Perú.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) explica que los gravámenes comprendidos por el convenio para el caso de México son el Impuesto Empresarial a Tasa Unica (IETU) y el ISR, éste último al igual que para Perú.

Asegura que un beneficio contemplado por el acuerdo consiste en que las utilidades derivadas de las actividades empresariales sólo se gravarán en el Estado donde resida la empresa que las obtiene, aunado a que se reducen las tasas de retención en materia de dividendos a 10 por ciento, y para el caso de intereses y regalías a 15 por ciento.

Además, añade, el convenio impide tratos fiscales discriminatorios sobre inversionistas de nacionalidad mexicana o peruana y establece mecanismos para resolver de una forma amistosa los conflictos que puedan surgir de su aplicación e interpretación.

apr