El combate contra la evasión fiscal será una de las estrategias prioritarias para financiar el desarrollo durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, de acuerdo con el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo (Pronafide) 2020–2024.

El documento, elaborado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) destacó que si bien los ingresos tributarios han logrado aumentar como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) —en el 2009 representaron 9.3% mientras que al cierre del año pasado se ubicaron en 13.2% del PIB— continúan ubicando a México como uno de los países con menores niveles de recaudación a nivel internacional.

El bajo nivel recaudatorio, agregó, se debe en gran medida a la evasión y elusión fiscal, así como a la existencia de tratamientos fiscales preferenciales. Por ello, es necesario fortalecer la recaudación tributaria no sólo a través de una mayor eficiencia para obtener recursos, sino también mediante la reducción de espacios regulatorios que permitan la evasión y/o elusión.

“Para poder financiar un mayor crecimiento y desarrollo económico, manteniendo la disciplina fiscal, resulta indispensable que el Estado cuente con mayores recursos (...) como parte de este objetivo se proponen acciones encaminadas a erradicar la evasión y elusión fiscal, es decir, prácticas a través de las cuales algunos contribuyentes evitan o disminuyen su pago de impuestos. El objetivo de estas acciones es que cada contribuyente pague los impuestos que le correspondan”, aseveró la dependencia.

De esta manera, la administración de López Obrador buscará fortalecer el sistema tributario actual y, por ende, lograr una mayor eficiencia en la recaudación de los impuestos que financian más de la mitad del gasto de gobierno.

Para lograr este objetivo se buscará que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) cuente con las herramientas necesarias para detectar de manera oportuna a los causantes que evadan impuestos. En este sentido, se destacó el incremento en las penas respecto al ilícito de la emisión de comprobantes fiscales falsos.

Si bien la evasión y elusión fiscales son los principales responsables del bajo nivel de ingresos tributarios, Hacienda expuso que hay otros factores que influyen en que la recaudación de impuestos sea baja.

Entre estos factores se encuentran el bajo crecimiento económico; la percepción de que el sistema tributario es inequitativo e injusto; la concepción de que existe corrupción en la ejecución del gasto público y en los procesos administrativos de la autoridad tributaria; los altos costos administrativos del cumplimiento de obligaciones tributarias, y un amplio sector informal en la economía que reduce la base gravable.

“El fortalecimiento de la recaudación generará una mayor disponibilidad de recursos al Estado para proveer bienes y servicios públicos de calidad, mientras se reduce la dependencia de los ingresos petroleros, asegurando así la estabilidad fiscal”, destaca Hacienda.

Reforma fiscal para mejorar sistema

La SHCP refirió que, posterior a lograr una mejora en la eficiencia recaudatoria, el gobierno podrá buscar “reformar el marco tributario”, teniendo en cuenta como base los principios de progresividad, neutralidad, simplicidad y eficiencia.

Con ello se buscará no sólo incrementar los ingresos por impuestos, sino también hacer del sistema tributario mexicano uno más justo y equitativo.

Dentro de las acciones puntuales que se marcan en el Pronafide también destaca la adecuación de la ley fiscal para considerar a la economía digital, un tema en el cual el gobierno mexicano avanzó a mediados de este año al cobrar el IVA en las transacciones que se hacen dentro de las plataformas digitales, además de retener el ISR de aquellos contribuyentes que generan ingresos a raíz de estas empresas.

Otra acción puntual que se marca es fortalecer la política tributaria para que la población con mayor capacidad de pago aporte, en mayor medida, a la recaudación de impuestos.

Gasto será mejor asignado

Beneficio social no había sido prioridad: SHCP

El gasto público ha contribuido a mejorar las condiciones de bienestar y el desarrollo económico, pero no ha logrado disminuir las brechas de desigualdad y pobreza entre la población, destacó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo 2020 – 2024, la dependencia señaló que en años pasados se hizo un ejercicio discrecional de los recursos públicos, en donde no se priorizó el beneficio social sino “los privilegios, el dispendio, la suntuosidad y la frivolidad en el manejo del presupuesto. Lo anterior bajo un contexto de corrupción, facilitado por la impunidad generada por la inequitativa impartición de justicia”.

Por ello uno de los objetivos prioritarios del gobierno será realizar una mejor asignación de los recursos públicos destinados al gasto corriente y de inversión. Se buscará que las dependencias y entidades orienten estos recursos a acciones para generar condiciones que impulsen el desarrollo del país beneficiando a la población más desfavorecida.

Para esto se buscará establecer lineamientos para reorientar recursos en caso de reestructuras en las dependencias y entidades, así como emitir normas presupuestarias para generar ahorros y mantener una política de gasto en materia de servicios personales.

Por otro lado, se buscará aumentar la calidad y eficiencia del gasto con base en los resultados de las acciones de seguimiento, monitoreo y evaluación de los programas presupuestarios.

Otra estrategia prioritaria en materia de gasto es promover el desarrollo económico y la competitividad de las cadenas de proveeduría nacionales a través de las contrataciones públicas con abasto estratégico.

ana.martinez@eleconomista.mx