Para este año, Colombia liderará el crecimiento económico de la región con una previsión de 4.9 por ciento. Durante el 2015 la batuta la tomará Perú, con 4.7%, de acuerdo con el reporte de diciembre de las consultorías y despachos de análisis económico consultados por la consultora FocusEconomics.

Así, al cierre del 2014, el pronóstico de la expansión real del producto interno bruto (PIB) de América Latina se mantuvo, por segundo mes consecutivo, en 1.1 por ciento. Sin contar a Bolivia y a Ecuador, después de la economía colombiana, en cuanto a magnitud, siguen Paraguay (4.1%), Uruguay (3.3%), Perú (2.9%) y México (2.3); en sentido contrario, se esperan retrocesos en Argentina (-1.1%) y Venezuela (-3.3 por ciento).

Pero no todo fue miel sobre hojuelas para la región, ya que se presentaron, nuevamente, recortes en relación al documento anterior: los mayores se registraron en los territorios venezolano y paraguayo, con 0.3 puntos porcentuales cada uno. Con un punto porcentual menos se incluyeron a Brasil, Perú, México, Chile y Argentina.

Colombia no sufrió modificaciones y Uruguay exhibió una revisión al alza (0.1 puntos porcentuales).

Para el 2015 las perspectivas se deterioraron otra vez; éste es el sexto mes al hilo en el que los expertos bajaron el panorama económico de la región, lo recortaron 0.3 puntos porcentuales respecto a la previsión del mes anterior y ahora esperan que el PIB se expanda 1.9 por ciento, de acuerdo con un documento distribuido este martes por la consultora.

Detrás del país inca, el podio lo completan Paraguay (4.4%) y Colombia (4.3%), mientras que las caídas se registraron en suelos argentino (0.7%) y venezolano (2.0 por ciento).

Esta observación a la baja derivó de perspectivas menos alentadoras en la mayoría de los territorios latinoamericanos. Los que ostentaron los recortes más considerables a sus proyecciones para el próximo año fueron Argentina (0.6 puntos), Brasil (0.4) y Venezuela (1.2).

De las nueve naciones consideradas, ninguna tuvo cambios positivos y sólo Uruguay se quedó con el mismo vaticinio del periodo previo. Sobresale que para esta nación y para Colombia se registran los incrementos del PIB más lentos.

Recuperación a paso lento

En un contexto general, durante el segundo trimestre del 2014, el crecimiento en la mayoría de las economías latinoamericanas se estacionó en una situación endeble, aunque para la segunda mitad del año se respiraron aires de recuperación.

Para el tercer tercio de este año, la estimación de la actividad económica de la región, excluyendo a Venezuela que no ha publicado sus cifras del 2014, mostró un aumento de 0.7% a tasa anual real, encima de la expansión observada de 0.6% en el periodo previo, de acuerdo con el reporte LatinFocus Consensus Forecast de FocusEconomics.

La contracción que sufrió Brasil y el deterioro de las economías chilena y argentina pesan sobre el promedio regional.

La mayoría de las monedas de la región se han debilitado en los últimos meses al paso del fortalecimiento global del dólar. Recientemente los tipos de cambio de América Latina sufrieron una alta volatilidad, agravada por el descenso abrupto de los precios del petróleo.

México con retos políticos

La economía mexicana cobró impulso en el tercer trimestre del 2014, producto del comportamiento de los sectores de agricultura y construcción, que, a su vez, sugiere que el crecimiento se está afirmando en el último tercio del 2014.

Aunque el brote de descontento social que ha surgido en las últimas semanas podría llegar a tener efectos en cadena sobre la actividad económica. Los especialistas de FocusEconomics se refieren a las protestas masivas en reacción a la tragedia de Ayotzinapa (la desaparición y presunto asesinato de 43 estudiantes normalistas de una escuela de profesores del estado de Guerrero), por la que los tres niveles de gobierno han sido criticados por su incapacidad para responder a la crisis.

A lo anterior se suman las perspectivas de los precios del petróleo en el 2015 y el aumento de las dudas respecto a la capacidad de la economía mexicana para aprovechar los beneficios de una recuperación económica de Estados Unidos, que proyectan sombras en las prometedoras previsiones económicas.

Los panelistas de LatinFocus Consensus Forecast bajaron su pronóstico de crecimiento para México durante el 2015 de 3.7 a 3.5%, y para el 2014, de 2.4 a 2.3 por ciento.

Brasil, con debilidad

En cuanto a Brasil, su expansión magra de 0.1% en el tercer trimestre del 2014 le permitió salir de la recesión técnica que entró en la primera mitad del año, aunque sigue con una inflación alta.

La presidenta Dilma Rousseff nombró a Joaquim Levy, economista ortodoxo que se ha comprometido a recortar el gasto, como el ministro de Hacienda, quien, además, anunció que iba por un superávit de 1.2% en el 2015 y arriba de 2.0% en los siguientes dos años. Brasil enfrenta el obstáculo de una gran rigidez en el presupuesto.

Los economistas dudan de que el gobierno sea capaz de reavivar rápidamente el crecimiento económico, por lo que redujeron sus pronósticos de 0.3 a 0.2% en el 2014 y de 1.1 a 0.7% en el siguiente año.

Argentina, estancada

Argentina ha mostrado signos de desaceleración desde el segundo trimestre del año, cuyo indicador mensual de la actividad económica se contrajo en agosto y septiembre, mientras las exportaciones se desplomaron en octubre; además, la débil posición de las reservas del banco central se ha añadido al entorno económico negativo.

Según los panelistas del reporte LatinFocus, un alivio temporal llegó con un acuerdo de intercambio de divisas entre el gobierno y China, y como resultado aumentaron las reservas a 28,900 millones de dólares a finales de noviembre. Las grandes obligaciones de deuda en el 2015 pondrán más presión sobre éstas.

Las negociaciones entre el gobierno argentino y los tenedores de deuda impaga en Nueva York se reanudarán en enero próximo, cuando expire la llamada cláusula RUFO (que obliga al gobierno a mantener las condiciones impuestas en los canjes de deuda del 2005 y 2010); la posibilidad de que se llegue a un acuerdo pronto con los holdouts se ve lejana y, por lo tanto, se espera que los desequilibrios macroeconómicos continúen.

Por tales motivos, los pronósticos del PIB se contrajeron aún más, ya que para el 2014 pasó de 1.0 a 1.1% y para el 2015, de 0.1 a 0.7 por ciento.

Venezuela, inestable

Sobre la caída libre del bolívar en noviembre, debido a las fuertes compras de dólares por parte de los venezolanos en un intento de protegerse contra la aceleración de la inflación, el presidente Nicolás Maduro anunció que revisará el mecanismo de tipo de cambio, situación donde los analistas se muestran escépticos respecto al alcance y éxito de la iniciativa.

Se espera que el fuerte derrumbe de los precios del petróleo en las últimas semanas presione de forma adicional a las finanzas del país. Según algunos especialistas, Venezuela pierde 700 millones de dólares al año por cada descenso de un dólar en las cotizaciones del petróleo.

En un clima económico que se deteriora drásticamente por una inflación galopante, políticas heterodoxas e intervencionistas y la caída de los precios del petróleo, los panelistas redujeron 1.2 puntos porcentuales el PIB para el 2015, en relación a la proyección del mes pasado, con lo que esperan una variación de -2.0%; para este año, el grupo ve una caída de 3.3% (anterior de -3.0 por ciento).

Inflación, en niveles récord

Se prevé que la inflación en América Latina cierre el 2014 12.4%, igual que el reporte de noviembre; si se cumple la estimación, representará la tasa más alta desde 1996.

Economía de América Latina

Economía de América Latina

[email protected]