Los gobiernos estatales tienen un nivel relativamente elevado de deuda cuando sus pasivos superan 100% de sus participaciones recibidas, asegura el socio de Finanzas Públicas Locales del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Carlos González.

Entrevistado por El Economista, refiere que -al llegar a ese punto- las entidades federativas comprometen de manera importante su margen de maniobra financiero, al dejar pocos recursos para inversión productiva.

Según información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, al tercer trimestre del 2011 cinco entidades federativas se encontraron en esa situación. Se trata de Coahuila, con una deuda equiparable a 305.9% de sus participaciones; Quintana Roo, con 183%; Nuevo León, con 155.9%; Chihuahua, con 114.2%, y Nayarit, con 102.9 por ciento.

Una mala práctica es superar 100% de las participaciones, ahí -sin duda- estamos mal , manifiesta.

Con presiones financieras

Otra forma de ver el grado de solvencia financiera de una entidad es analizar la proporción de recursos que canalizan al pago de la deuda. Cuando el capital destinado a ese rubro supera 25% de los recursos, se puede decir que está totalmente atado de manos , manifiesta.

La mayor parte de los egresos estatales se van a gasto corriente, si a eso le agregas el desembolso para amortizar pasivos, dejas muy poco margen para proyectos de inversión , destaca.

Tal como lo publicó este diario ayer, 20 de las 32 entidades federativas destinan 25% o más de sus participaciones al servicio de deuda de manera mensual, según un estudio del senador Juan Bueno Torio. De éstas, 10 lo hacen en más de 50 por ciento. Coahuila, Quintana Roo, Durango, Sonora, Michoacán, DF, Guanajuato, Hidalgo, Nayarit, Guerrero.

El investigar acota que también es necesario analizar el destino que tuvieron los recursos contratados, ya que la situación se vuelve más delicada si consideramos que –en la mayoría de los casos- se va a gasto corriente.

El investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, Jesús Sánchez, destaca que las generaciones futuras serán las más perjudicadas de esta situación debido a que los gobiernos locales –para hacer frente a sus pasivos- deberán recurrir en un futuro a un mayor cobro de impuestos o a recortar inversión de capital, lo cual se treducirá en menores empleos para el país.

Alta , la tasa de interés de la reestructura

Coahuila pagará el doble de su deuda

Coahuila pagará cerca del doble de su deuda de corto plazo que reestructuró el pasado 30 de septiembre, reveló un análisis del senador Juan Bueno Torio.

El Congreso del estado reformó a modo su Ley de Deuda Pública para estar en posibilidad de trasladar sus obligaciones de corto a largo plazo, es decir, deuda que canalizó a gasto corriente se liquidará ahora en 20 años , comentó.

El gobierno coahuilense contrató 23 líneas de crédito simple de largo plazo por 33,683 millones de pesos. Se calcula que la deuda de corto plazo al momento de la reestructura era de alrededor de 23,000 millones de pesos. Lo anterior significa que los coahuilenses acabarán pagando en 20 años cerca de 45,000 millones de pesos .

Durante los primeros 24 meses -periodo de gracia de los créditos reestructurados-, se estima que dedicará anualmente 2,750 millones de pesos al servicio de su deuda total, equivalente a 36% de sus participaciones.

La tasa de interés variable igual a TIIE más 275 puntos base de los 23 créditos resultado de la reestructura es muy superior a la que otros obtuvieron en refinanciamientos recientes. Por ejemplo, Nuevo León logró una tasa promedio de TIIE más 130 puntos base , destacó el Senador en el documento.

fernando.franco@eleconomista.mx