El banco central de China reiteró que lanzará nuevas medidas para contrarrestar el impacto del brote de coronavirus en el país e implementará una política monetaria flexible.

En un comunicado, el banco también indicó que reduciría las tasas de interés de los préstamos a las pequeñas y microempresas, de manera adecuada, para evitar la ruptura del flujo de efectivo y de capital en el mercado.

Analistas auguran un impacto limitado .

Por otro lado, la cadena de suministro global de la industria y el turismo se está viendo afectada por la expansión del coronavirus, aunque los expertos se inclinan por un control rápido de la epidemia y un impacto limitado sobre el crecimiento de la economía mundial.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), que preveía que el 2020 fuera el año del repunte de la economía mundial, tras haber tocado fondo con la desaceleración del 2019, ahora duda de que el crecimiento global llegue a 3.3 % inicialmente calculado y estima que la epidemia del Covid-19 podría restar 1 o 2 décimas.

Durante la reunión del pasado fin de semana de los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del G20, en Riad, Arabia Saudita, el FMI informó que lo prudente es prepararse para el escenario más adverso y anunciaron que ayudará con subvenciones a aliviar la deuda a los países más pobres y vulnerables a través de su fondo para la contención de catástrofes.

El impacto del SARS en el 2003 es uno de los indicadores que los expertos usaron para calcular el efecto del coronavirus. Sin embargo, la situación ha cambiado sustancialmente, porque en aquel entonces la economía china era la sexta del mundo y aportaba 4.3% del PIB mundial, mientras que ahora es la segunda, con un peso de 16.5 por ciento.

La consultoría Markit, que elabora indicadores de actividad anticipados con encuestas a los directores de compra de las empresas, calcula que el impacto sobre el crecimiento mundial podría ser entre 1 y 4 décimas dependiendo de la rapidez con la que se contenga la epidemia.

La internacionalización de los procesos de producción, que es clave para el crecimiento económico mundial de las últimas décadas, comienza a verse afectada por la falta de suministros, teniendo en cuenta que buena parte de lo que se fabrica en el planeta incluye algún componente de China.

El efecto que finalmente tendrá sobre la economía mundial parece difícil de precisar hasta que no se frene la expansión del Covid-19 y se conozca el verdadero alcance que tiene la epidemia, si bien por el momento la mayoría de analistas trabaja con la hipótesis de un impacto concentrado en el primer trimestre, aunque con consecuencias más prolongadas para el sector del turismo.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo calcula que los ingresos del transporte aéreo mundial se reducirán 5% este año, lo que supone 29,300 millones de dólares menos, mientras que la OPEP rebajó la demanda mundial de petróleo a 19%, más de 100 millones de barriles diarios.

Situación en China

En China, el alargamiento obligado de las vacaciones de Año Nuevo y el confinamiento de la población para tratar de frenar la expansión de un virus que ha matado a más de 2,500 personas afectaron sobre todo al sector servicios, al de las ventas al por mayor y a la industria manufacturera.