Para la titular de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon), Paulina Nazal, más que perder, Chile deja de ganar con la caída del Acuerdo Transpacífico (TPP) tras la salida de Estados Unidos.

Sin embargo, Nazal recalca que el efecto no es definitivo, ya que Chile puede seguir trabajando por la vía bilateral para obtener de igual forma los beneficios que se buscaban con el liquidado acuerdo y de manera multilateral conformando un nuevo bloque, que esta vez podría estar liderado por China.

¿Cuál es el efecto concreto del fin del TPP para Chile?

A diferencia de otros miembros del TPP, nosotros tenemos acuerdos bilaterales con todos los países, por eso Chile más que perder, deja de ganar. Nosotros tenemos la oportunidad de seguir avanzando siempre de manera bilateral.

No obstante, los estudios que tenemos respecto del efecto que iba a tener el TPP una vez que entrara en rigor en el largo plazo habla de impactos muy positivos en materia de crecimiento de las exportaciones y en el PIB: con el TPP en rigor se esperaba que el PIB aumentara en promedio 0.5 por ciento. Es decir, si el PIB iba a crecer 3%, con el TPP iba a ser 3.5% y en exportaciones estamos hablando de 1% más.

Estas ganancias se daban por las oportunidades de nuevos accesos a mercados que se daban con el TPP en mercados como Japón, Vietnam y Malasia, donde mejorábamos mucho y donde tenemos demanda de nuestro sector privado, por ejemplo los lácteos en Japón, donde proyectábamos un crecimiento muy fuerte en las exportaciones. Todo eso vamos a tener que empezar a trabajarlo nuevamente por la vía bilateral.

Un área en la cual no podemos trabajar de manera bilateral es en los encadenamientos productivos y acumulación de origen, muy virtuosos en estos acuerdos plurilaterales y beneficiosos para las exportaciones. En eso dejamos de ganar.

En ese sentido, ¿cuáles serán los pasos a seguir?

Chile va a seguir en la línea que creemos que nos ha traído más beneficios económicos, que ha aportado el empleo, ha disminuido la pobreza: vamos a continuar con todos los procesos de integración y apertura comercial con todos los miembros del TPP que quieran seguir participando.

Por ejemplo en esta reunión de marzo que anunció el canciller, justamente la idea es esa, conversar con los países del TPP, de la Alianza del Pacífico y con otros que no pertenecen a ninguno de los dos bloques, como Chile y Corea, de cómo seguir avanzando y eventualmente firmar algún tipo de acuerdo comercial tipo TPP pero con los países que quieran participar.

¿Para Chile sería bueno un mega acuerdo liderado por China?

Si China participa es muy bienvenido, Chile nunca ha estado cerrado a eso. De hecho participamos con China en otras instancias multilaterales y plurilaterales en las cuales estamos trabajando para tener mega acuerdos de este tipo, por ejemplo el acuerdo de libre comercio en Asia Pacífico en el marco de la APEC.

Si China está interesado en participar en un acuerdo plurilateral del tipo TPP y el resto de los países miembros el bloque original también consideran que sería un plus tener a China, ¿por qué no? Nosotros estaríamos muy contentos de que China se sume.

¿La caída del TPP podría servir de impulso para la Alianza del Pacífico?

Es una oportunidad para nuevamente estar número uno en la lista. Al hablar de iniciativas de integración en el mundo, la gente siempre hablaba de tres: TPP, la Alianza del Pacífico y el acuerdo regional en Asean, pero definitivamente las que más sonaban eran TPP y la Alianza. En APEC y en todas las reuniones siempre han mostrado mucho interés en la Alianza.

Entonces ahora, la Alianza se posiciona fuertemente como la iniciativa de integración regional exitosa de la cual muchos quieren ser parte. Tenemos 49 países observadores y ahora todo el mundo nos pregunta ¿cómo podemos participar? y que la Alianza del Pacífico sea una plataforma para abrir los espacios de apertura en el resto del mundo.

Chile tendrá una tarea en eso al tener la presidencia pro témpore

Por eso la reunión programada para marzo cobra doble importancia, ese es el objetivo.

El fin del TPP es una señal de que el proteccionismo anunciado por Trump es real. ¿Ven riesgos en la relación bilateral?

No, objetivamente no vemos mayores riesgos en nuestra relación bilateral, por muchos motivos: tenemos un acuerdo absolutamente consolidado, una balanza comercial que es superavitaria para ellos, la tasa de crecimiento del intercambio comercial desde que se firmó el acuerdo es cercana al 11% promedio anual, Estados Unidos es un fuerte inversionista en Chile. Y las relaciones políticas siempre han sido buenas y estables entre los dos países, entre otros.

Entonces, no tenemos ningún indicio para pensar que esto podría arriesgar nuestra relación bilateral.

¿Cuándo se reunirán con la contraparte de Estados Unidos para analizar la relación bilateral?

En el marco del acuerdo bilateral está la comisión administradora, con la cual nos reunimos en diciembre pasado y aunque fue con las autoridades salientes, fue una buena reunión, nos invitaron a seguir trabajando y mantener el diálogo. La próxima reunión oficial será en el segundo semestre, pero hay otras instancias, por ejemplo, los foros bilaterales: la próxima reunión es en febrero en el marco de la APEC, en Vietnam.