El chavismo impulsa nueva leyes para recuperar la confianza de inversionistas privados y "enmendar errores" que le han costado a Venezuela una de las peores crisis de la historia, ahora agravada por sanciones financieras de Estados Unidos.

Desde el Parlamento de mayoría oficialista, el diputado Nicolás Maduro Guerra, el hijo del presidente, promueve varias propuestas, entre las que destaca la Ley Orgánica de Zonas Económicas Especiales encaminada a simplificar trámites aduaneros y ofrecer incentivos fiscales a los empresarios.

"Todas estas iniciativas vienen a crear confianza", dijo Maduro Guerra en un encuentro con  prensa extranjera en el que se refirió a cuatro zonas económicas con salida al Caribe y que tendrán condiciones especiales para atraer inversiones.

"Los empresarios no pueden sin el gobierno y el gobierno no puede sin los empresarios (...) Apostamos porque esta ley sea un punto de inflexión para la confianza" y genere "oportunidades para que el país crezca y desarrolle", afirmó.

El político de 31 años, que tiene un gran parecido físico con su padre, habló del "difícil" periodo que vivió el gobierno chavista con la empresa privada a la que acusó de haber asumido el rol de "oposición".

"Ellos se dedicaron a tratar de tumbar el gobierno por cualquier vía. Nosotros seguramente cometimos errores, somos humanos, estábamos al calor de esa lucha y no le hizo bien al país, esa lucha no le hace bien a nadie", dijo el economista y músico.

Las polémicas expropiaciones de empresas, varias de las cuales terminaron quebradas luego de pasar a manos del gobierno, figuran entre los "errores" del pasado, admitió. "De repente alguna expropiación (fue) injusta", reconoció.

El diputado dice ser consciente de que los ataques a la propiedad privada no han favorecido la imagen del gobierno que su padre heredó del fallecido expresidente Hugo Chávez (1999-2013). "No nos hace bien", dijo, marcando distancia con esta política.

La patronal Fedecámaras, que ha solicitado al actual Parlamento considerar la devolución de empresas expropiadas a sus dueños originales, ha denunciado que en la era chavista más de un centenar de empresas han sido "tomadas" sin resarcir a sus propietarios, y algunas de estas han sido "desmembradas".