Los países europeos arrastran secuelas de la crisis financiera que empezó a finales del 2008 y ceden terreno frente a las economías emergentes.

Al respecto, el CEO de Coface para América Latina, Bart Pattyn, comentó: Las calificaciones de riesgo crediticio de los países europeos, en general y en promedio, están por debajo de las que se tuvieron antes de la crisis e incluso hay algunos que siguen con una presión negativa, no solamente los PIGS (Portugal, Irlanda, Grecia y España), sino Reino Unido que, aunque todavía no es negativo, se encuentra bajo vigilancia .

Destacó además que los países emergentes, sobre todo los de América Latina, tienen una calificación superior a la que ostentaban antes de la crisis.

Bart Pattyn reconoció que una nueva fortaleza en las naciones emergentes, dada la situación por la que atraviesan actualmente muchos de los países desarrollados, es que economías como China, Brasil e incluso México dependen cada vez más de sus mercados internos para mantener sus crecimientos y eso es algo nuevo, porque ya no necesitan tanto de la exportación y esa situación dará lugar a un nuevo equilibrio que tomará forma en los próximos meses.

Pattyn consideró que la economía mundial se encuentra en una etapa intermedia en la que se analiza el rumbo que se va a tomar, pues ya se atravesó por una crisis y ahora transita en la recuperación.

No estamos en la parte de la coyuntura expansiva pero tampoco estamos en crisis o en recesión , precisó el experto, lo que podría estar dibujando una recuperación en L , uno de los escenarios de los que se hablaba hace poco más de un año.

Advirtió que en estos momentos la economía tiene dos velocidades de recuperación, por un lado están los países industrializados que buscan mantener cierto nivel de crecimiento y, por otro lado, los emergentes que luchan contra la inflación y que al mismo tiempo tienen el beneficio de los ingresos de los commodities, principalmente América Latina .