A pesar del débil crecimiento de la economía de Brasil en el 2011, que fue de 2.8%, la recuperación observada en el cuarto trimestre del año pasado se sostendrá, alcanzado un incremento en el PIB de 3.2% para el 2012 y 4.1% en el 2013, pronosticó BBVA Research.

Las claves de la recuperación de la economía serán la reversión de algunas medidas macroprudenciales tomadas en el 2010, como la reducción de impuestos, el aumento del salario mínimo y el mayor dinamismo de las inversiones en capital fijo , aseguró el grupo español en un análisis.

BBVA expuso que la caída de 8% de las exportaciones y la relativa fortaleza de la demanda interna implicarán una reducción del saldo comercial, lo que presionará las cuentas externas brasileñas este año.

En este entorno, habrá más presiones en favor de la adopción de mecanismos de defensa comercial , establece el documento.

Teniendo en cuenta el retroceso de los términos de intercambio, el todavía volátil escenario exterior y las perspectivas de entradas de capitales, creemos que la moneda se mantendrá en la banda de 1.7 reales por dólar a 1.8 reales por dólar.

El economista en jefe de BBVA para Brasil, Enestor Dos Santos, comentó que en lo que respecta a la política fiscal, el gobierno de Dilma Rousseff tendrá menos margen de maniobra, por lo cual cumplir este año con el objetivo fiscal será difícil pero no improbable.

Dijo que el gasto público se verá presionado por el aumento de 15% del salario mínimo, así como por las inversiones en infraestructuras, al tiempo que los ingresos no mostrarán el dinamismo del 2011.

Debido a que la política fiscal se verá restringida por el compromiso de cumplir el objetivo del superávit primario, y la política monetaria se verá restringida por la decisión de las autoridades de bajar el Selic (tasa de interés de referencia de Brasil), creemos que el gobierno se apoyará más en el crédito de la banca pública y en las medidas macroprudenciales para administrar la situación macroeconómica , dijo el economista.

Según BBVA Research, la banca pública podría ser orientada a agilizar las concesiones de crédito para favorecer la demanda interna, lo que fomentará el crecimiento del crédito. BBVA sitúa la inflación en el 2012 en 5.4%, la tasa de interés líder en 9.5% para el cierre del año y un déficit en la cuenta corriente de 3.2% con respecto al PIB.