Banco Bradesco, el segundo mayor prestamista del sector privado de Brasil, recortó el jueves sus previsiones de crecimiento de préstamos para este año respecto al 2014, destacando las dificultades económicas que enfrenta el gigante sudamericano.

En un documento al regulador, Bradesco dijo que su cartera de préstamos crecería entre 5 y 9% en el 2015, respecto a 6.5% el año pasado. El prestamista había predicho una expansión en el crédito de entre 7 y 11% para el 2014.

Los ingresos netos por intereses podrían crecer entre 6 y 10%, lo que señala que Bradesco podría seguir elevando los costos de endeudamiento en el año para contrarrestar el menor volumen de préstamos.

Los pronósticos destacan una creciente cautela, en momentos en que los problemas económicos y el escepticismo en torno a la capacidad de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, de activar el crecimiento perjudican la demanda de créditos.

El año pasado, los bancos extendieron créditos a consumidores y compañías brasileñas al ritmo más lento desde el 2007, mostraron datos del banco central esta semana.

Economistas y compañías advierten que Brasil enfrenta el segundo año consecutivo de estancamiento e inflación persistentemente elevada en el 2015.

La caída de los precios de las materias primas es un problema particular dada la dependencia de Brasil en las exportaciones de productos básicos y flujos de capital extranjero para financiar su déficit récord de cuenta corriente.

A pesar del desafiante panorama, Bradesco superó las estimaciones en el cuarto trimestre en medio de prudentes desembolsos de préstamos, alzas en las tasas de interés de los créditos y un menor incumplimiento de pagos, que permitieron a la dirección de la compañía reducir las provisiones para insolvencias.

La utilidad neta recurrente, o ganancia antes de los cargos extraordinarios, subió a un récord de 4,132 millones de reales (1,590 millones de dólares) en el trimestre, aumentando un 4.6% en una tasa trimestral y 29.2% en una base anual.

Un sondeo de Reuters entre nueve analistas había pronosticado una ganancia recurrente de 3,971 millones de reales.

"Aunque vemos notables riesgos a la calidad de los créditos comerciales, los buenos resultados son alentadores", dijo Saúl Martínez, analista de JPMorgan Securities. "La rentabilidad seguirá siendo buena y, si el riesgo de Brasil disminuye, la tendencia de las ganancias con el tiempo parece ser al alza".

Las acciones de la compañía se negociaban el jueves casi sin cambios, a 35.17 reales.

El retorno sobre capital, una medida de rentabilidad para los bancos, totalizó 20.1%, por encima de una estimación de 19.8% en un sondeo.

El alza en las tasas de interés ayudó a impulsar los ingresos por intereses por tercer trimestre consecutivo. Las provisiones para insolvencias cayeron 1.2%, a 3,307 millones de reales, muy por debajo de las proyecciones, incluso después de que aumentara la morosidad en algunos créditos corporativos.

El alza de los ingresos por comisiones y seguros ayudó a contrarrestar el aumento de los gastos no vinculados con intereses, mostró el documento.

abr