Las administraciones tributarias, alrededor del mundo, se pueden aliar con el big data para combatir a un enemigo común que ha dejado bastantes pérdidas a los gobiernos, es decir, la evasión fiscal.

De acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, el promedio de recaudación tributaria como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) es de 34.3%, en América Latina y el Caribe apenas representa 22.7%, lo cual se explica, refieren expertos, por la evasión fiscal.

“La evasión tributaria explica, en cierta medida, los bajos niveles de recaudación en la región. Según estudios de la Cepal, los gobiernos de la región dejan de percibir ingresos que representan, aproximadamente, 7% del PIB por la evasión tributaria”, refiere un artículo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Por lo anterior, José Larios y Rodrigo Azuero, autores del artículo y especialistas del BID, refieren que las administraciones tributarias pueden utilizar el big data para contrarrestar la evasión fiscal, ya que éste permite a los fiscos no sólo almacenar un gran volumen de información, sino también hacer análisis de ésta.

“La gran cantidad de información existente por parte de las instituciones gubernamentales es una gran herramienta para el desarrollo de políticas públicas. Esto es particularmente relevante para el caso de la lucha contra la evasión en América Latina”, destacaron.

No obstante, refieren que es necesario entender que la aplicación del big data, por sí sola, no solucionará por completo el problema e, incluso, en algunos países no será una opción viable para aplicar.

Explicaron que, en Perú, la Súper Intendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat) ya empezó a utilizar el big data para combatir la evasión fiscal desde diferentes puntos. Por ejemplo, a través de algoritmos han logrado identificar en qué tipos de restaurantes evaden obligaciones fiscales.

“Se detectaron cinco categorías de restaurantes, de las cuales el grupo 4, que corresponde a restaurantes de bajo costo, presentaba un perfil elevado de riesgo de evasión: por cada venta realizada en este grupo se encontraron hasta más de dos transacciones de tarjeta de crédito, lo que sugiere que no están registrando todas las ventas que realizan”, refirieron.

Asimismo, el Sunat ha utilizado el big data para detectar los gastos no deducibles de las empresas en Perú, es decir, aquellos como gastos familiares, de restaurantes o recreacionales que las compañías buscan deducir para disminuir la base gravable.

Agregaron que para utilizar el big data es importante que se involucren en el proceso expertos en política pública, así como expertos en ciencia de los datos, ello para que sea posible identificar el problema específico y la viabilidad de la soluciones.

En méxico, CFDI es la herramienta

En México, la herramienta que utiliza el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para obtener información de los contribuyentes, así como para combatir este tipo de prácticas, es el Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI).

En su momento, el órgano recaudador, a cargo de Osvaldo Santín, precisó que con la nueva versión 3.3 del CFDI, que entró en vigor este año, el fisco podrá tener información en tiempo real de los contribuyentes, con lo cual se aumentará la calidad de los datos que se obtienen así como erradicar las prácticas indebidas.

Sin embargo, a decir de Herbert Bettinger, experto fiscal, el uso por sí solo de la factura electrónica no es suficiente para combatir la evasión fiscal, el fisco debe complementar esta herramienta con otras.

“El CFDI otorga mucha información al SAT, es un procedimiento de fiscalización fabuloso pero se necesitan más medidas de fiscalización, de seguimiento día a día de qué pasa con la factura electrónica”, refirió.

[email protected]