Especialistas consideraron que el Banco de México continuará con los recortes a su tasa de interés objetivo, pese al repunte que presentó la inflación en su última lectura de julio, cuando se ubicó en 3.62%, su nivel más alto desde febrero.

Andrés Abadía, economista senior de Pantheon Macroeconomics, refirió que pese al repunte, las presiones inflacionarias en el rubro subyacente permanecen bajo control, lo que en conjunto con un peso “relativamente estable” y las bajas expectativas para la inflación a fin de año, permitirán que el banco central haga hasta dos recortes para ubicar la tasa de interés en 4.00 por ciento.

“El tono de la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno sigue siendo dovish, sobre todo ante la fuerte contracción de la economía, como se confirmó con el PIB del segundo trimestre. En este contexto, creemos que el banco central continuará recortando la tasa en una magnitud de 50 puntos base en cada una de las próximas juntas, el próximo 13 de agosto y 24 de septiembre, llevándola a 4.00% donde anticipamos que cierre el 2020”, indicaron analistas de Banorte.

Por su parte, analistas de Monex y Ve por Más (Bx+) prevén que el banco central realice sólo un recorte ante la incertidumbre económica y los riesgos mixtos para la inflación, con lo que la tasa quedaría en 4.5% al cierre del año.

“En las últimas minutas parece incrementarse la ponderación de algunos elementos de crecimiento y empleo sobre las decisiones. Si bien el mandato central de la institución es preservar la estabilidad de precios, al momento la inflación anual y las expectativas para cierre de año se mantienen dentro del rango objetivo de 3.0% +/- 1 punto porcentual, lo que, dado que en términos reales la tasa de interés mexicana aún es alta, permitiría un recorte adicional. Por éste y otros factores mantenemos nuestro pronóstico de que el próximo jueves se anunciará una baja de 50 pb, pero esperamos que el tono contundente del comunicado evite la especulación sobre nuevos recortes en el corto plazo”, explicó Marco Arias Novelo, analista económico de Monex.

Hiló tres meses al alza

En julio el Índice Nacional de Precios al Consumidor registró un alza mensual de 0.66%, con lo que a tasa anual se aceleró a 3.62% e hiló tres meses al alza.

“La inflación anual se acelera por tercer mes y alcanza su mayor variación desde febrero. Sus dos componentes se presionaron: el no subyacente, por la recuperación en precios de energéticos; mientras que el subyacente, tocó máximos en más de un año y sigue mostrando divergencias al interior, como alza en mercancías y desaceleración en servicios”, explicó Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico de Bx+.

La inflación subyacente -aquella que elimina de su cálculo los bienes y servicios con precios más volátiles- se ubicó en 3.85% anual en julio. Al interior de ésta, las mercancías registraron un incremento de precios de 5.19%, mientras que los servicios de 2.40 por ciento.

La inflación no subyacente se ubicó en 2.92% anual. Esto debido a que los precios de los agropecuarios aumentaron  5.55%, mientras que los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno registraron un alza de 0.95% anual, tras cuatro meses de disminuciones.

Precios al productor se aceleran

El Índice Nacional de Precios al Productor (INPP), con petróleo, también se aceleró en  julio, al pasar de 2.64% del mes previo a 3.76% en su comparación anual, mientras que en comparación mensual avanzó 1.20 por ciento. La aceleración en el INPP, explicó Saldaña, se debió al alto nivel de tipo de cambio, así como por la recuperación en los precios del petróleo.

Por grupo de actividades, el sector primario fue el único que presentó un decremento en sus precios de 1.30% anual. En tanto, en las actividades secundarias se mostró un alza de 4.76% en los precios; sin embargo, en el sector minero los precios disminuyeron 2.73%, mientras que en las industrias manufactureras aumentaron en 6.23 por ciento.

En el caso de las actividades terciarias, hubo un aumento de 2.78 por ciento.

[email protected]