La Junta de Gobierno del Banco de México recortó la tasa de interés por quinta ocasión consecutiva en 0.25 puntos base, para dejar al rédito en 7.00 por ciento.

En el primer Anuncio Monetario del año, los cinco miembros del Cuerpo Colegiado decidieron de forma unánime dejar el objetivo de la tasa de fondeo en 7%, tal como la había anticipado el mercado, en un nivel que no se había visto desde el periodo de junio a diciembre de 2017.

En el comunicado, el banco central precisó que entre los elementos considerados para conducir el recorte de la tasa, se encuentran los niveles alcanzados por la inflación general (3.24% en enero, primer repunte en 6 meses); sus perspectivas en el horizonte en el que opera la política monetaria (6 a 9 meses, según BNP Paribás); la mayor amplitud de las condiciones de holgura de la economía y el comportamiento reciente de las curvas de rendimiento externas e internas.

En el comunicado donde explican la decisión, advierten que el balance de riesgos para la actividad económica mexicana “está sesgado a la baja” y que la expansión del PIB para 2020 podría ser menor a la publicada en el Informe Trimestral Julio – Septiembre 2019”.

En ese momento, el Banco de México estimó que el PIB podría alcanzar un avance en 2020 que estaría en un rango de 0.8% a 1.8 por ciento”.

En el comunicado que acompañó a la decisión, advierten que “si bien la información para el cuarto trimestre disponible es limitada, se estima que persista la debilidad que ha venido registrando por varios trimestres la actividad económica. Ello implica la ampliación en terreno negativo de las condiciones de holgura”.

La decisión de este jueves deja a México con el quinto premio nominal más alto del mundo emergente, solo detrás del que pagan el mercado de Argentina, que es de 60 puntos; el de Ucrania, que paga 13.50%; el otorgado por Egipto que es de 12.25 puntos y el de Turquía, cuyo margen es de 11.25 puntos.

Coronavirus, factor de riesgo

En el balance de riesgos, el Banco de México identifica al reciente brote del coronavirus y sus efectos económicos, como un factor de incertidumbre para la actividad económica mundial, que puede motivar menores precios internacionales de los energéticos.

Con este reconocimiento, Banco de México se convierte en el tercer banco central del mundo que reconoce a la emergencia sanitaria del coronavirus como una nueva fuente de preocupación para la actividad económica mundial.

Esta semana, el presidente del Fed, Jerome Powell, admitió ante legisladores de Estados Unidos Comercio, que las cadenas de suministro y turismo, serán los canales de transmisión que podrían contaminar a la economía de aquel país si se prolonga por más tiempo la emergencia sanitaria.

Matizó que “es temprano aún” para anticipar un impacto económico de esta magnitud  pero reconoció de entrada que el turismo también será una vía de afectación para la primera economía del mundo.

Desde Bruselas, la Presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, admitió ante el Parlamento Europeo que “el impacto del coronavirus en la economía de la zona común, representa una nueva fuente de preocupación”.

Al igual que Powell, resaltó que es muy incierto por ahora el impacto que tendrá el brote en la economía de China y a nivel global. Ambos destacaron que serán prudentes, se mantendrán atentos y pacientes.

Precedente en 2017 cuando el reto era gasolinazo

Tras el nuevo recorte de tasas, el rédito que ofrece México queda en 7.00 puntos, un nivel donde se mantuvo de junio a noviembre de 2017, cuando el banco central buscaba fortalecer el anclaje de las expectativas de inflación que se habían desviado ante el impacto del llamado gasolinazo, reforzar la contribución de la política monetaria al proceso de convergencia de la inflación a la meta y también consideraba el incremento en el rango objetivo de la tasa de Fondos Federales de Estados Unidos que en ese momento se encontraba entre 1 y 1.25 por ciento.

En junio de hace tres años, cuando la Junta de Gobierno decidió por mayoría, con un solo voto en contra, subir la tasa en 25 puntos base, la variación de la inflación estaba en 6.31% con lo que se completaba una tendencia al alza de 13 meses consecutivos. Entonces, se alcanzó la mayor fluctuación en 17 años del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), solo superada por el registro del mismo mes del 2000, cuando la inflación anual se ubicó en 6.57 por ciento.

La minuta correspondiente a esta reunión, será divulgada el jueves 27 de febrero. Ahí se podrá confirmar el argumento de la decisión de recortar más la tasa y el nombre del banquero a favor.

Como se recordará, desde agosto pasado fueron los subgobernadores Jonathan Heath y Gerardo Esquivel, quienes solicitaron un recorte de 50 puntos. En la última reunión de 2019, sólo uno de los miembros promovió un recorte de medio punto, Gerardo Esquivel.

El próximo anuncio monetario de Banco de México, que será el segundo de ocho programados para el año 2020, será el día 26 de marzo.

[email protected]

(ACTUALIZACIÓN: 14:50)