El Banco de México (Banxico) recortó su expectativa de crecimiento para el Producto interno bruto (PIB) de este año y la dejó en un intervalo que va de 0.5 a 1.5 por ciento.

Este nuevo pronóstico evidencia una “recuperación más moderada” respecto de la estimada hace tres meses, cuando anticiparon un crecimiento entre 0.8 y 1.8%, detalló el gobernador del Banxico, Alejandro Díaz de León.

Tal como lo había anticipado la Junta de Gobierno en su primer anuncio monetario del año, el ajuste a la baja responde a la debilidad acumulada en los sectores industrial y de servicios y también refleja una ampliación en la brecha del producto respecto del crecimiento potencial.

El recorte de 3 décimas en el punto medio del rango esperado de crecimiento, que hoy está en 1%, incorpora la estrategia planteada por el gobierno en el Presupuesto de Egresos para adelantar el gasto público de inversión, y no prevé aún el impacto económico que podría tener el brote del coronavirus en la economía mundial.

En la presentación del Informe Trimestral, el banquero central precisó que son seis los riesgos a la baja que enfrenta el nuevo pronóstico de crecimiento, tres de ellos de orden externo, que son un agravamiento de las tensiones comerciales, la desaceleración de la economía mundial y comercio globales, incluyendo el efecto del brote del coronavirus, así como episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales.

En tanto, los tres riesgos de origen doméstico son una mayor y más persistente debilidad de los componentes de la demanda agregada, deterioro adicional en la calificación de la deuda de Pemex o en la soberana y un ejercicio del gasto público menor al esperado.

El Banxico recortó también la expectativa de crecimiento para el año entrante, y ahora anticipa que el PIB podría ubicarse en un rango que va de 1.1 a 2.1%, desde el anterior que estaba entre 1.3 y 2.3 por ciento.

Coronavirus, en la mira

El gobernador del Banxico dijo que es temprano para anticipar el impacto para el crecimiento económico mexicano y la inflación a partir de la irrupción del coronavirus.

Es difícil incorporar su impacto en la estimación del PIB para este año o en la trayectoria de la inflación, pues por ahora ni siquiera se tiene una aproximación para el efecto que tendrá en la economía de China, donde brotó, ni en las otras involucradas, precisó. Evidenció que incluso el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos ha sido muy cauto en comentar sobre el impacto que podría tener en aquella economía.

En la misma conferencia, el subgobernador Gerardo Esquivel precisó que el efecto del coronavirus para el sector financiero mundial ya se ha visto en los mercados y cotizaciones de divisas, y que la Junta de Gobierno le dará seguimiento para tener un diagnóstico más certero.

Al interior del informe, el banco central identifica como un factor de riesgo al alza para la inflación “un posible ajuste cambiario por factores externos, incluyendo mayor aversión al riesgo por el coronavirus” y el paro de mujeres.

Sobre el paro laboral del 9 de marzo, un día sin mujeres, Esquivel dijo que el Banxico es sensible a la importancia de la seguridad en general y de las mujeres en particular.

Comentó que emitieron un comunicado interno para otorgar facilidades al personal femenino para participar o no en el paro laboral.

Al respecto, la subgobernadora Irene Espinosa dijo que ella en particular no asistirá a la institución ese día, el 9 de marzo, y confió en que las organizaciones civiles encontrarán la forma de promover que, más allá de un día para visibilizar la situación que viven las mujeres, se genere un diálogo respetuoso.

Apoyo, para adultos mayores

Gerardo Esquivel informó que conversó con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y le adelantaron que presentarán un protocolo para dar atención especial a la gente de tercera edad en las instituciones financieras.

ymorales@eleconomista.com.mx