El Bundesbank, el banco central de Alemania, asumió que la potencia europea puede haber entrado en recesión técnica en el tercer trimestre de 2019. En su informe mensual, anticipó para el Producto Interno Bruto (PIB) del país una ligera contracción, que se sumaría a la caída de 0.1% registrada entre abril y junio.

"Los principales indicadores muestran actualmente pocos signos de una recuperación sostenida de la economía de exportación y de estabilización en el sector industrial", advirtió el banco central y señaló que esta situación aumenta el riesgo de que la tendencia a la baja se transfiera en mayor medida a sectores domésticos.

La institución monetaria insistió en que el retroceso no evidencia un deterioro significativo ni generalizado de la economía. Consideró que la recaída respondió a un debilitamiento de la industria orientada a la exportación, mientras que los sectores más enfocados a la economía doméstica continuaron estimulando el crecimiento.

Los pronósticos se suman a los de varias instituciones que anticipan que Alemania entró en recesión en el tercer trimestre del año.

 

Miedos sobre economía global

A pesar del rechazo a un deterioro generalizado de la economía global, expertos consideran que no es algo lejano, luego de cifras débiles recientes de otras potencias. “Ningún político en la historia ha dicho algo que no sea esto cuando llegan los problemas. Nadie lo reconoce”, afirma José Luis Cárpatos, CEO de Serenity Markets.

La semana pasada, Moody's advirtió un alto riesgo de recesión global el próximo año. "Existe una posibilidad incómodamente alta de que una recesión afecte a la economía global en los próximos 12 ó 18 meses, y los responsables políticos podrían no ser capaces de revertir ese rumbo", dijo Mark Zandi, economista jefe de Moody's Analytics a CNBC.

(Con información de Investing)

[email protected]