Las discusiones acerca de la sobrevaloración del euro son una distracción de las tareas de los gobiernos de poner en orden sus economías, dijo Jens Weidmann, miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), resistiéndose a la presión política para debilitar a la moneda única.

El BCE ya hizo bastante por detener la crisis, dado que las medidas tomadas han limitado la capacidad del banco central, agregó el también jefe del banco central alemán, la única autoridad del BCE en oponerse al nuevo plan de compra de bonos de ese banco.

El presidente francés, Francois Hollande, planteó la posibilidad de una interferencia política en las tasas de cambio cuando llamó a fijar una meta de mediano plazo para el tipo de cambio del euro,con el fin de contrarrestar la reciente apreciación de la divisa. El eurosistema (de los bancos centrales de la zona euro) no puede resolver la crisis , comentó Weidmann en el texto de un discurso ofrecido en la ciudad alemana de Friburgo.

Sólo los gobiernos pueden resolver estos problemas, los bancos centrales no pueden , agregó. Respecto de esto, la discusión sobre una supuesta sobrevaloración en la tasa de cambio del euro simplemente distrae de los desafíos reales , dijo.

El presidente del BCE, Mario Draghi, comentó que el banco central supervisará el impacto de un fortalecimiento del euro, generando expectativas de que una apreciación de la moneda abriría la puerta a un recorte en las tasas de interés. Pero Weidmann dijo que el euro no estaba sobrevaluado.

Aparte del hecho de que, pese a la reciente apreciación del euro, los indicadores relevantes no indican ninguna sobreevaluación seria, los gobiernos deberían ajustarse a la división de roles establecida , instándolos a buscar reformas estructurales mientras el banco central garantiza precios estables, explicó.

Francia insistió el lunes en que los funcionarios de finanzas de la zona euro deberían discutir el creciente fortalecimiento del euro.