Funcionarios de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) dijeron que quieren más detalles sobre las nuevas políticas de aranceles antes de decidir si se justifica una respuesta monetaria, manteniendo su opinión de que se necesitan más alzas de tasas de interés.

El gobierno de Donald Trump reveló el jueves planes para aumentar los aranceles en hasta 60,000 millones de dólares a importaciones desde China, pero la medida tiene un periodo de consultas de 30 días antes de entrar en efecto. China amenazó con represalias.

Los nuevos gravámenes podrían ser un dolor de cabeza para la Fed, cuyo mandato es fomentar la estabilidad de precios y el pleno empleo. Los aranceles podrían elevar los precios para los consumidores estadounidenses, al tiempo que las represalias de otros países podrían golpear las exportaciones de la mayor economía del mundo.

“Me preocupa, se está observando pero creo, en mi caso, que voy a aconsejar tener paciencia. Desde un punto de vista de la política monetaria de la Fed, veamos cómo se desarrolla esto”, dijo Robert Kaplan, presidente de la Fed de Dallas, a periodistas en Austin.

Kaplan agregó que las recientes amenazas sobre aranceles podría ser más una técnica de negociación que una señal de una política futura. Mientras, el jefe de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, afirmó que los aumentos de aranceles no eran tan extensos como se pensó inicialmente.

“No reaccionen al primer sonido de una política, sino que esperen a ver qué política realmente se aplica”, dijo Bostic en el Foro Económico de Knoxville, afirmando que los aranceles al acero y el aluminio impuestos por el gobierno de Trump están siendo aplicados a un grupo de países mucho menor que cuando se anunciaron por primera vez.

El nuevo presidente del banco central, Jerome Powell, afirmó el miércoles que los contactos de negocios de la Fed han expresado preocupación por las decisiones comerciales de Estados Unidos y otros países.

Pero las autoridades del banco central aún no cambian sus opiniones sobre el panorama económico con base en los riesgos comerciales, agregó Powell.

La Fed ha estado subiendo lentamente el costo del crédito desde el 2015 y los funcionarios señalaron el miércoles que esperaban incrementar las tasas dos veces más este año. Kaplan y Bostic afirmaron que aún esperan que se justifiquen tres aumentos.

Mientras, el jefe de la Fed de Minneapolis, Neel Kashkari, dijo en Nueva York que los riesgos para la economía de EU estaban equilibrados, pero la Fed no podía “descartar” el peligro de una guerra comercial.

“El peor caso sería una guerra comercial que genere una crisis de confianza en la economía mundial”, agregando que no predecía dicha situación.