Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos empezaron a aplicar este lunes el impuesto al valor agregado (IVA) para diversificar sus ingresos por primera vez en esa región, donde los habitantes se beneficiaban de la falta de impuestos, así como de importantes subvenciones.

El primer exportador mundial de petróleo, el reino saudita, anunció el domingo por la noche el alza de 127 y 83% de los diferentes precios de la gasolina, con efecto inmediato a partir del 1 de enero.

Ésta es la última tanda de una serie de medidas aplicadas por las monarquías petroleras del golfo en los últimos dos años para lograr nuevos ingresos y bajar el déficit presupuestario causado por la baja constante de los precios del crudo.

La introducción de la tasa sobre el valor agregado de 5% fue acordada en junio del 2016 por los seis países del Consejo de Cooperación del Golfo: Arabia Saudita, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Omán y Qatar.

Se aplica a la mayoría de los bienes y servicios y podría generar a los dos países que la aplican 21,000 millones de dólares en el 2018, o sea, el equivalente a 2% de su Producto Interno Bruto, según cálculos de analistas.

El ministro de Estado para Asuntos Financieros emiratí, Obaid Humaid Al Tayer, descartó un aumento en los salarios para hacer frente a la aplicación del IVA, que según sus cálculos, tendrá un impacto socio-económico mínimo, de 0.68 por ciento.

El alza de los precios de los combustibles en Arabia Saudita es la segunda en dos años, pero la gasolina en el reino sigue siendo de las más baratas del mundo. Los precios del diesel y el keroseno siguen sin cambios.

Arabia Saudita acumuló en los últimos cuatro años 258,000 millones de dólares de déficit presupuestario. Pese a la aplicación progresiva de las reformas, el país seguirá con déficit hasta el 2023, advirtió la monarquía.

Cerca de 80 % de los ingresos presupuestarios de los Emiratos Arabes Unidos provienen de la industria petrolera, mientras que en Arabia Saudita son más de 90 %, un factor que ha mermado los ingresos de ambos países por el descenso del precio del crudo.

Por su parte, Bahrein, Kuwait, Omán y Qatar también se comprometieron a introducir el IVA pero decidieron aplazarlo hasta el 2019.