Alemania y Francia mostrarán discrepancias sobre la reforma prevista de la regulación bancaria, por el miedo en Berlín a que las propuestas no sean suficientes para proteger a los contribuyentes de los costos de la crisis bancaria.

Berlín se muestra inquieto por el paquete de reformas revelado por la Comisión Europea el miércoles, sobre todo por su propuesta de que Europa aplique un estándar internacional para abordar las quiebras de grandes bancos.

Importantes autoridades alemanas temen que los aspectos de las reformas limiten en exceso a los supervisores bancarios, y quieren mantener la libertad de éstos para exigir colchones por encima de los niveles mínimos acordados a escala internacional.

La disputa profundizará una división ya palpable entre los gobiernos nacionales sobre la futura dirección de la unión bancaria europea, un proyecto de integración ambicioso pero inconcluso acordado en plena crisis de la deuda de la eurozona.

Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas de Alemania, cree que habría que dar más pasos para construir la unión bancaria una vez que Europa haya acordado un duro régimen de medidas para reducir el riesgo de sus bancos. Sin embargo, Berlín considera insuficiente el paquete de Bruselas en puntos clave.

La postura de Berlín sobre la norma, conocida como capacidad total de absorción de pérdidas, o TLAC, choca con las de París y Roma, que han presionado para evitar que los grupos financieros europeos queden en una situación de desventaja competitiva.

En sus propuestas del miércoles, Valdis Dombrovskis, el vicepresidente de la Comisión Europea responsable de la política financiera, mencionó que las autoridades deberían ser capaces de imponer normas más severas sólo si pudieran demostrar que los requisitos adicionales están justificados y son necesarios y proporcionados .

Dentro de la zona euro, esto frenaría al Consejo Único de Resolución, o SRB, la agencia encargada de la gestión de los bancos en quiebra, creada el año pasado.

Además del temor expresado sobre la limitación de los poderes del SRB, Alemania se muestra preocupada por las propuestas de la Comisión para determinar qué tipo de bonos podrían contar los bancos para sus colchones TLAC.

Los planes de la Comisión quieren establecer normas únicas que determinen cuándo se consideraría la deuda como subordinada y si por lo tanto puede contar para la TLAC. Berlín, en cambio, advirtió de que el enfoque de la Comisión dependía en exceso de la recaudación de deuda nueva, y que tardaría demasiado en alcanzar objetivos.

La aseveración por parte de Berlín de que las propuestas de Dombrovskis son insuficientes es mala para muchos gobiernos de la eurozona, sobre todo del sur.