En medio de un repunte de casos de Covid-19, la actividad económica detuvo su recuperación durante  junio, al presentar su primera contracción desde febrero pasado, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi)

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), que da seguimiento mensual a la evolución de la economía mexicana, mostró una contracción de 0.9% mensual en el sexto mes del año, con cifras desestacionalizadas.

El resultado es contrario a lo que se pronosticaba. El Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE), que pretende anticipar los resultados del IGAE, proyectaba una tasa de crecimiento mensual de 0.3 por ciento.

“El indicador registró una caída de 0.9% mensual, valor que sorprendió notablemente a la baja frente al pronóstico del consenso de una caída de 0.3% y sobre todo, frente al estimado central del IOAE de un crecimiento de 0.3 por ciento. Incluso, la caída que se habría dado en el sexto mes del año superaría a la de 0.6% que se dio en febrero, cuando las restricciones a la actividad económica por la segunda ola de Covid-19 eran mayores”, destacó un análisis de Monex.

Junio fue la antesala de la tercera ola de Covid-19 en México. A finales de dicho mes, los casos de contagio empezaron a repuntar, y en julio esta situación se agravó.

Con el resultado de junio, la economía interrumpió su proceso de recuperación, luego de tres meses consecutivos de crecimiento. Además, es la mayor contracción desde mayo del año pasado, cuando el IGAE cayó 2.4 por ciento.

“El rebrote del virus podría alterar los patrones de consumo y detener la recuperación en la inversión y el empleo, además de agudizar las disrupciones en las cadenas de proveeduría a nivel mundial. Prevemos que el tema sanitario comience a ceder a finales del tercer trimestre, permitiendo que la actividad siga normalizándose”, señaló Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico de Ve por Más (Bx+).

Sin embargo, la propagación de la variante Delta ha reducido, en los últimos días, el optimismo de la recuperación económica a nivel global, pero con especial atención en aquellos países exportadores de materias primas, como México, Brasil y Rusia, aseveró Monex.

En su comparación anual, el IGAE hiló cuatro meses de crecimientos al registrar una tasa de 13.4 por ciento.

Contracción en los tres sectores

Por grupos de actividad económica, se observó que los tres sectores de la economía mostraron una contracción mensual. El sector primario, dedicado a la agricultura, pesca, caza, tuvo la mayor caída con una tasa de 4.4% mensual, la mayor contracción que se registra desde agosto del año pasado, cuando se contrajo 6.1 por ciento.

Le siguió el sector servicios, con 0.7% respecto a mayo. Dentro de este sector, los servicios profesionales, científicos y técnicos; corporativos; servicios de apoyo a los negocios y manejo de desechos y servicios de remediación fueron los que presentaron la mayor caída, con 6.9 por ciento.

En contraste, los servicios de esparcimiento culturales y deportivos, así como otros servicios, presentaron un crecimiento de 6.2% en su comparación mensual.

En el caso del sector secundario, que engloba a las industrias en México, la contracción mensual de junio fue de 0.5 por ciento. La construcción fue el sector industrial más afectado, al presentar una caída de 2.0%, revirtiendo así el incremento de 1.5% que registró en mayo.

ana.martinez@eleconomista.mx