Los acreedores europeos de Grecia y el Fondo Monetario Internacional (FMI) fracasaron este lunes en su intento de lograr un acuerdo sobre un alivio de la elevada deuda griega, que habría permitido el desbloqueo de un nuevo tramo de ayuda a Atenas.

Estamos muy cerca de este acuerdo, pero esta noche no hemos podido cerrar la brecha entre lo que podríamos hacer y lo que algunos de nosotros esperaban , indicó el presidente del Eurogrupo, ?Jeroen Dijsselbloem, al término de una maratónica reunión de más de ocho horas.

El desafío es complejo. Los europeos deben cuadrar el círculo de la deuda griega, a tiempo para desbloquear un nuevo tramo de ayuda del programa vigente hasta el 2018 que Grecia necesita para devolver 7,000 millones de euros en julio a sus acreedores.

Alemania quiere la participación económica del fondo monetario pero sin comprometerse ya a un eventual alivio de la deuda griega; en tanto el FMI exige medidas concretas de alivio para participar, al considerar el actual nivel, -179% del Producto Interno Bruto en el 2016, insostenible.

Dijsselbloem explicó que mantuvieron una primera discusión en profundidad sobre la cuestión de la sostenibilidad de la deuda , algo que retomarán en la próxima reunión del Eurogrupo, prevista en junio.

Hemos abordado la cuestión con un grado de precisión absolutamente sin precedentes , afirmó el comisario europeo de Asuntos Financieros, Pierre Moscovici, para quien ahora trabajarán con el fin de alcanzar un buen acuerdo el próximo 15 de junio en Luxemburgo.

Para tratar de convencer a los acreedores, Atenas, que desde el 2010 ha adoptado duros recortes pese a las protestas en las calles, había aprobado la semana pasada otros nuevos así como subidas de impuestos que aplicarán entre el 2019 y el 2021.

Tras años de rescates, recortes y temor de una salida de Grecia del euro, este país del sur de Europa no acaba de superar la recesión, con una contracción de su economía de 0.5% anual en el primer trimestre de este año, tras registrar un crecimiento nulo en el 2016.

El gobierno de Alexis Tsipras esperaba que los acreedores de Grecia desbloquearan otro tramo de préstamos y abrieran la posibilidad de aliviar la deuda griega después de que el Parlamento aprobara nuevas medidas de austeridad por 5,000 millones de euros hace algunos días.

Los principales artículos de la ley, que incluyen nuevos recortes en las pensiones y alza de impuestos, fueron aprobados por 153 diputados de la coalición gubernamental, formada por Syriza (izquierda), del primer ministro, y Anel (soberanista), mientras que 128 diputados votaron en contra, según un vicepresidente del Parlamento.

En cambio, una amplia mayoría de diputados de todos los partidos, desde la derecha de Nueva Democracia hasta los comunistas de KKE, votó en favor de dos artículos de esta ley que prevén una supresión de las ventajas fiscales de los diputados y la reducción del Impuesto al Valor Agregado para los equipos agrícolas, de 24 a 13 por ciento.