En los últimos tres años, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha presentado denuncias ante las autoridades correspondientes por desfalcos a la Hacienda pública por 18,000 millones de pesos, informó su titular David Colmenares Páramo, sin detallar los montos anuales.

Ayer 30 de junio, el titular de la ASF presentó a la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados, la primera entrega de la auditoría a la Cuenta Pública 2020, donde indicó que el monto de las denuncias presentadas en los últimos tres años es 60% mayor al acumulado en acusaciones que dicha instancia presentó de 1999 al 2018.

“Durante el periodo del 2018 al 2021,—que coincide con la gestión de Colmenares— hemos presentado un total de 101 dictámenes técnicos en materia de cumplimiento financiero, que derivaron en denuncias de hechos por un monto superior a 18,000 millones de pesos... El monto de las denuncias presentadas en este periodo, supera 60% del total acumulado desde la creación de la ASF”, detalló Colmenares Páramo.

De acuerdo con el auditor, algunas de las denuncias presentadas, corresponden a revisiones anteriores a su gestión. Todas se realizaron ante la Fiscalía General de la República, así como ante la Fiscalía Anticorrupción.

Daño al erario

En la primera entrega de la cuenta pública del 2020, se detalla que la ASF encontró un daño al erario por 588 millones 840,000 de pesos, como resultado de un total de 125 auditorías realizadas tanto a dependencias federales, organismos no sectorizados, órganos desconcentrados y entidades federativas, así como a la Ciudad de México.

Según el informe, del monto total del daño, sólo 122 millones 595,000 pesos fueron aclarados por las instancias pertinentes, por lo que restan 466 millones 244,000 pesos para que se aclare su destino, es decir poco más de 79% de la cantidad señalada por la ASF.

“En la fiscalización de la cuenta pública se emiten recomendaciones y acciones, las cuales permiten mejorar la gestión de las entidades fiscalizadas…De manera general, nuestro trabajo se puede medir de forma directa, mediante las denuncias de hechos presentadas ante la Fiscalía General de la República y ante la Fiscalía Anticorrupción”, acotó el auditor superior.

Del monto total del supuesto daño al erario, la mayor parte se concentró en las auditorías realizadas a las áreas de desarrollo económico, específicamente en el sector de comunicaciones y transportes, así como a empresas productivas del Estado, tan solo estos dos rubros representaron 75% de la cantidad señalada por el órgano auditor.

Reducción FIEP

En esta primera entrega se encuentran dentro del rubro correspondiente a la Secretaría de Hacienda los reportes de auditoría realizados al Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FIEP), así como a la deuda pública emitida por el Gobierno Federal.

Según el dictamen relativo al FIEP, la ASF destaca que el patrimonio de este fondo se redujo en 94% en el lapso de un año, pues al final del 2020 tenía recursos por el orden de 9,520 millones de pesos, cuando en el mismo periodo del 2019 dicha cantidad fue de 159,618 millones de pesos.

De acuerdo con la ASF, el FIEP es un fondo que se constituyó desde abril del 2001 con el objetivo de aminorar el efecto sobre las finanzas públicas y la economía nacional de cambios en los ingresos públicos, derivados de movimientos abruptos en los precios internacionales del petróleo.

El dictamen señala que los egresos del FIEP durante el 2020 se hicieron para compensar la disminución de ingresos del gobierno federal, asociada a menores ingresos petroleros, así como a una menor recaudación de impuestos, derechos, productos, que estuvieron por debajo de los estimados en la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio fiscal del año pasado.

De los seis resultados que arrojó la auditoría a este fondo, en ninguno se detectaron irregularidades.

Respecto a la deuda pública emitida por el gobierno federal, la ASF señala que durante el 2020 se realizaron 20 permutas que canjearon valores gubernamentales por 410,250 millones de pesos, así como operaciones de manejo de pasivos de deuda externa en la que se intercambiaron o recompraron bonos por 182,792 millones de pesos, los cuales se ejecutaron conforme a la normativa vigente.

Sobre este rubro, la ASF indicó que se determinaron siete resultados en donde no se detectaron irregularidades.

“(El gobierno) pagó con oportunidad las obligaciones contratadas y el endeudamiento neto obtenido fue acorde con el límite autorizado en la Ley de Ingresos de la Federación para el ejercicio fiscal del 2020”, detalla el informe.

Acciones y observaciones de la ASF respecto a la primera entrega del 2020:

  • 190 recomendaciones.
  • 46 pliegos de observaciones.
  • 7 promociones del ejercicio de comprobación fiscal.
  • 37 promociones de responsabilidad administrativa sancionatoria.

Fuente: ASF

fernando.gutierrez@eleconomista.mx

kg