La Agencia Internacional de Energía (AIE) rebajó este viernes la previsión de crecimiento de la demanda mundial de petróleo para 2015, debido a una recuperación económica aún tímida pese a la caída de los precios del oro negro por el exceso de oferta.

El consumo de petróleo aumentará 900,000 barriles diarios el año que viene y alcanzará los 93.3 millones de barriles por día (mbd), en comparación con los 93.6 mbd previstos antes, detalla la AIE en su informe mensual de diciembre. Mantiene en 92.4 mbd su previsión de demanda para 2014.

"El crecimiento de la demanda debería fortalecerse en 2015, con respecto a 2014, pero esta aceleración parece más modesta que lo previsto anteriormente, debido al ritmo cada vez más dubitativo de la reactivación económica mundial", explica.

Hay que añadir, además, la supresión de las subvenciones públicas a los productos petroleros en algunos países y la subida del dólar, que encarece la compra en divisa local, así como la débil progresión de los salarios en los países desarrollados de la Organización de Cooperación y de Desarrollo Económicos (OCDE).

El oro negro terminó la sesión del jueves por debajo de la barrera psicológica de los 60 dólares el barril por primera vez desde mediados de julio de 2009 en Nueva York. El barril de Brent para entrega en enero, cotizado en Londres, acabó en 63.68 dólares.

"El impacto negativo de la caída de los precios del petróleo en las economías de los países exportadores debería contrarrestar, o incluso superar, el efecto estimulante que pudiera tener para los países importadores de oro negro, en un contexto de crecimiento económico y de inflación bajos", estima la agencia radicada en París.

Venezuela y Rusia se ven especialmente perjudicadas porque a caída de sus ingresos petroleros afecta a las finanzas y como consecuencia al consumo.

erp