Por primera vez en la historia, un alemán ha ganado el torneo olímpico masculino de tenis: Alexander Zverev, quien derrotó al ruso Karen Khachanov 6-3 y 6-1, ya sin el multicampeón de Grand Slams, el serbio Novak Djokovic, a quien había dejado fuera de combate en semifinales.

El alemán de 24 años puede presumir ahora de poseer una medalla de oro cuando aún no ha ganado un major. Durante la final olímpica, ganó el 87% (26/30) de sus puntos de primer servicio y firmó 22 tiros ganadores, además de que solo perdió un set en toda su participación en Tokio.

“No hay nada mejor que esto. No solo estás jugando para ti mismo, estás jugando para tu país y los Juegos Olímpicos son el evento deportivo más grande del mundo. La sensación que tengo ahora, y de las que tendré, nada será mejor”, dijo al término de su premiación.

En lo que va de 2021, Zverev también ha ganado los títulos en el Mutua Madrid Open y el Abierto Mexicano en Acapulco. A Tokio 2020 llegó como el cuarto mejor sembrado detrás de Djokovic, Daniil Medvedev (Rusia) y Stefanos Tsitsipas (Grecia).

De esta forma, consiguió la primera medalla de oro para Alemania en tenis desde 1988, cuando Steffi Graff la ganó en Seúl. En hombres, el mejor resultado hasta ahora era la plata de Tommy Haas en Sídney 2000.

La plata fue para el ruso Khachanov y el bronce para el español Pablo Carreño, quien superó a Djokovic entre una rabieta de parte del serbio, que aventó su raqueta contra el suelo, pues en Tokio 2020 buscaba ganar el Golden Slam que solo han conseguido, hasta ahora, André Agassi, Rafael Nadal, Steffi Graff y Serena Williams.

Belinda Bencic confirma su legado con oro

En la rama femenil, la suiza Bencic se coronó ante la checa Marketa Vondrousova por 7-5, 2-6 y 6-3, convirtiéndose en la novena mujer en el tenis moderno en ganar un oro individual junto a Stefanie Graff, Jennifer Capriati, Lindsay Davenport, Justine Henin, Venus y Serena Williams, Elena Dementieva y Monica Puig.

La suiza había llegado a Tokio como la novena mejor sembrada, pues arriba de ella se encontraban figuras como Ashleigh Barty (Australia), Naomi Osaka (Japón) y Aryna Sabalenka (Bielorrusia); sin embargo, dejó en su camino a referentes como Barbora Krejcikova (República Checa), vigente campeona de Roland Garros y a la experimentada Anastasia Pavlyuchenkova (Rusia).

“Para mí, esto es lo más importante para un atleta, así que no puedo creer que tenga dos medallas y una de ellas es de oro", dijo Bencic entre lágrimas, ya que también sumó una plata en dobles junto a Viktorija Golubic, que finalmente ganaron las checas Krejcikova y Katerina Siniakova.

Suiza tiene una gran tradición en el tenis. Roger Federer, Stan Wawrinka y Martina Hingis ganaron múltiples Slams. Pero nunca el oro en individuales. Bencic se parece más a Marc Rosset, la medalla de oro de individuales de 1992 para Suiza. Nunca ganó un título de individuales de Grand Slam, pero en Barcelona encontró la manera de vencer a Jim Courier y Goran Ivanisevic, entre otras.

El bronce en individual femenil fue para la ucraniana Elina Svitolina, mientras que en dobles, fue para las brasileñas Laura Pigossi y Luisa Stefani. En mixtos, los ganadores de oro fueron los rusos Andrey Rubley y Pavlyuchenkova, la plata fue para los también rusos Aslan Karatsev y Yelena Vesnina, mientras que el bronce fue para los australianos John Peers y Barty.

deportes@eleconomista.mx