A la delegación paralímpica mexicana le tomó más de un año conseguir patrocinadores para la justa veraniega reprogramada para el 2021.

Hasta el momento las federaciones cuentan con el apoyo de Conade y con “aliados estratégicos que están apoyando a nuestros atletas de manera individual”, dijo a este periódico Liliana Suárez Carreón, presidenta del Comité Paralímpico Mexicano (Copame).

Antes de que se diera la suspensión de eventos deportivos como medida de precaución por la pandemia del Covid-19, el Copame trabajaba en estrategias de posicionamiento para la delegación paralímpica.

“Es una campaña rumbo a Tokio 2020, donde la población puede conocer más sobre el deporte adaptado, a nuestros atletas, que conozcan más del movimiento y en ese sentido lograr un posicionamiento. Nadie está exento de sufrir una discapacidad y hay muchos niños con una discapacidad que no saben que existe una alternativa deportiva”.

¿Cómo deben los atletas paralímpicos manejar su imagen?

Los deportistas concuerdan en que es necesario saber gestionarla. Sin embargo, hay diversos factores involucrados a la hora de llevarlo a la práctica. La yudoca Lenia Ruvalcaba dijo: “También hace falta quién te guíe. Nosotros nos tenemos que enfocar en entrenar y es una distracción tener que pensar en eso. Conseguir patrocinios no es fácil y muchas veces tienes que estar tocando muchas puertas y tampoco tienes el tiempo o la energía para hacerlo”.

Lenia cuenta con la agencia de representación Athlete Booster para gestionar su imagen.

“Tener un representante que te ayude a saber qué subir, poner, decir, eso también es muy importante”.

La yudoca considera que es una inversión que hasta el momento le ha dado buenos resultados. Sin embargo, reconoce que se trata de un gasto que no está en las posibilidades de todos los atletas.

Por su parte, la seleccionada de basquetbol sobre silla de ruedas Yaotzaneth Díaz de León indicó que no es solamente cuestión del atleta.

“También tiene que ver con el aspecto social, que llega a haber limitantes o las personas con desconocimiento. Que no sólo sea para dar una imagen y decir ‘somos inclusivos’, sino de verdad involucrarse y saber lo que es una persona con discapacidad y abrir los espacios.”

Suárez Carreón estimó que alrededor de 10 atletas paralímpicos cuentan con patrocinios individuales, aunque la mayoría de las veces éstos se traducen en el apoyo con producto.

Por ejemplo, Gustavo Estrada, atleta de 100 metros planos categoría T63 y Yaotzaneth reciben una prótesis de parte de la empresa alemana Ottobock, también patrocinadora de los Juegos Paralímpicos.

En entrevista para El Economista, Mónica Guadalajara, directora de Marketing de Ottobock, indicó que el problema para que estos atletas consigan patrocinadores ha sido la falta de visibilidad “y en realidad va más allá de la parte deportiva, vivimos en una sociedad que no vela por las personas con discapacidad y que incluso el Inegi las marca como las más discriminadas en el país”, e indicó que antes de comenzar los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016 sólo se había vendido 12% de las entradas pese a los precios de aproximadamente 3 dólares.

¿Qué le hace falta al Comité Paralímpico Internacional para posicionar mejor la imagen de los atletas?

La experta en marketing respondió: “Probablemente hacer más storytelling de los atletas, visualizarlos más en algunas marcas importantes. Se tendrían que acercar a las empresas más grandes que tienen más visibilidad a nivel internacional para que muestren este tipo de pacientes haciendo muchas actividades”.

Ayuda sesgada a paralímpicos

Herramientas e indumentaria no siempre son accesibles

La indumentaria en el deporte paralímpico es un tema aparte. Li-Ning no se comprometió a patrocinar a los atletas en los Juegos Parapanamericanos del 2019 por la anticipación con la que solicitaron el patrocinio y por no estar preparados para vestir a las disciplinas paralímpicas al necesitar otro tipo de materiales en la confección. Aunque el tema de la indumentaria para Tokio ya se encuentra avanzado, en Copame están esperando volver a reunirse con Conade para continuar con la gestión.

Liliana Suárez Carreón, presidenta del Comité Paralímpico Mexicano indicó que la dinámica en materia de patrocinios de indumentaria es diferente a la del deporte convencional puesto que los uniformes se compran. “Los textiles sobre todo, muchas veces no les acomodan a los atletas, no buscamos nada más es el tema del patrocinio, sino que tengan esa comodidad”, además de que se necesita cierta flexibilidad. “Por ejemplo, puedo necesitar una chamarra extra grande con un pantalón chico por las características de los atletas”.

La yudoca Lenia Ruvalcaba indicó que la falta de un patrocinio en la ropa que usan no es algo exclusivo de México: “El año pasado platicando con una chica argentina, me comentaba que cierta marca patrocinó al equipo que fue a Juegos Panamericanos y al equipo que fue a los paralímpicos les dio otra marca a la que las banderas se les cayeron, el uniforme era de baja calidad y te das cuenta que es una situación a nivel mundial”.

Si bien Yaotzaneth cuenta con el apoyo de su familia, también es necesario para ella contar con otra fuente de sustento: “Estoy apoyando en un grupo informativo, realizo síntesis de noticias nacionales. Lamentablemente en enero se terminó mi proyecto y en la espera de un nuevo proyecto ahorita no estoy y más con esto del coronavirus, aparte me dedico a hacer pintura textil y actividades por mi cuenta para poder generar mis ingresos”.

Si buscar un patrocinio en el deporte convencional es difícil, para un atleta paralímpico lo es aún más. Yaotzaneth compartió que fácilmente buscó durante año y medio un patrocinio hasta que Ottobock le proporcionó una prótesis. “Existen asociaciones que sí donan a veces a aspectos muy básicos pero no para la herramienta que tú necesitas en caso de silla de ruedas deportivas o prótesis deportivas”.

La atleta desea que tanto instituciones como medios de comunicación y marcas vean más allá del alto rendimiento, “porque ¿cómo la gente puede llegar ahí si ni siquiera puede llegar a lo básico? Se tiene que ver desde la base, en alto rendimiento sí se hace visible, pero desde la base no hay sustento necesario. Está muy segmentado, existe mucha discriminación y violencia, te lo puedo comentar del basquetbol femenil, nos cuesta mucho trabajo, no hay eventos en femenil, no somos visibles en comparación con los hombres”.

¿El tema del uniforme es algo que a los atletas les preocupa o pasa desapercibido?

“Tanto como desapercibido no, pero no creo que tengamos que estarnos preocupando (...) Sabemos que tarde o temprano va a quedar cubierta esa parte porque el Comité Paralímpico es el encargado de brindarnos los uniformes, lo único es checar los tiempos de entrega de los uniformes de competencia que es lo más importante”, opinó Lenia Ruvalcaba.

Yaotzaneth Díaz, seleccionada nacional de basquetbol sobre silla de ruedas, respondió: “No es distraer, sino que no se puede acceder a las herramientas necesarias como para llegar a un verdadero desempeño, porque necesitas uniformes, ruedas, las sillas o quienes utilizan las prótesis los tenis. Son herramientas que muchas veces son muy caras o inaccesibles”.

Como vemos, la inversión que se realiza en cada disciplina varía en gran medida. La basquetbolista indicó que los recursos con los que cuentan de la federación son muy limitados. Por ejemplo, no cuentan con ropa de entrenamiento y necesita costear sus instrumentos de juego. “La federación en este aspecto de selección lo único que pagó fue el viaje. Hay gran parte que se tenía que financiar con tus medios; para lo que corresponde al equipo de las silla de ruedas tuve que pedir el apoyo de la federación de mi equipo local”, explicó Díaz.

Patrocinio de Ottobock en los Juegos Paralímpicos

100 técnicos que asistirán a los atletas paralímpicos en Tokio.

26 idiomas.

15,000 repuestos.

18 toneladas de equipo.

Ottobock patrocina los Juegos Paralímpicos de verano e invierno desde Seúl 1988.

Atletas paralímpicos con boleto a Tokio:

• Claudia Pérez, tenis de mesa

• Eduardo Reyes Turcio, tenis de mesa

• María Edith Sigala López, tenis de mesa

• Eduardo Sánchez, Boccia

• Juan Diego García, parataekwondo

[email protected]