Carlos Vela vive sus mejores momentos en el futbol europeo desde su llegada a San Sebastián. Real Sociedad disfruta de un delantero que otorga al equipo, con sus goles y asistencias, 79% de los puntos totales en la actual temporada. La tranquilidad de la ciudad, aunado al buen rendimiento, ha logrado que Vela se sienta en casa y con el objetivo de regresar a la Selección Mexicana.

Vela registra ocho goles y cinco asistencias en 19 partidos en la temporada, ha marcado en seis de los ocho triunfos que tiene su equipo en el torneo y sus goles representan 25.8% del total que ha marcado el equipo (31). Entre la afición Txuri-urdin es concebido como una figura, capaz de resolver por sí mismo las dificultades de Real Sociedad.

Cumpliendo su segundo ciclo con el equipo español, luego de peregrinar seis años entre Arsenal, Osasuna, Salamanca y West Bromwich, el mexicano ha encontrado estabilidad; la ciudad le otorga tranquilidad y ha servido para que en 14 meses consiguiera 20 goles y 11 asistencias que registra en el equipo vasco.

Aun cuando tardó 14 jornadas para anotar su primer gol con La Real, en los 44 partidos siguientes ha conseguido 20 goles. La productividad del delantero alcanza un gol cada 196.2 minutos.

LÍDER EN LA CANCHA, ?TÍMIDO FUERA DE ELLA

El delantero mexicano ha revolucionado el entorno del Estadio Anoeta, sus actuaciones le han servido para ser un ídolo entre la afición de Real Sociedad. El equipo depende de él, no se esconde en el campo, es el mejor jugador de la plantilla , comenta a El Economista un periodista de la sección Real Sociedad del diario Mundo Deportivo, quien prefirió reservar su identidad.

El periodista explica que con sus goles ha cautivado a la afición, al grado de que su playera es la más demanda por los seguidores. El colaborador del diario asegura que no existen reportes de indisciplina de Vela. La ciudad es tranquila y pequeña, no hay muchos lugares adonde ir .

Agrega que, contrario a los actos que lo marginaron de la Selección Mexicana, la ciudad ha influido en tener a un Vela más tranquilo y con ánimos de permanecer en el equipo, sin la presión que vivía en Londres, bajo la mirada de Arsène Wenger. Es un jugador de perfil bajo, no concede entrevistas individuales, sólo habla en conferencia, es bastante tímido , asegura el periodista.

El 29 de marzo del 2011 fue la última ocasión en que Vela vistió la playera de la Selección. Tras cumplir con la sanción de seis meses, pidió no ser incluido en los juegos eliminatorios ni en la Selección Olímpica. La estancia de Carlos en San Sebastián le ha traído tranquilidad y su mejor futbol, Vela construye con goles su regreso al Tri.