En esencia, Diego Simeone sigue siendo aquel jugador que organizaba en la cancha, dirigía con sus pases y demostraba un carácter indomable; ahora, desde la banca de Atlético de Madrid su personalidad inunda de ambición a un equipo tradicionalmente sumergido en disputas políticas y deportivas.

Como en su etapa de jugador rojiblanco, el Cholo ya logró ser campeón con el equipo colchonero desde el banquillo. Europa League, Supercopa Europea y Copa del Rey son su legado; además, es el único club que, hasta el momento, es capaz de pelear por el título de la Liga de España y romper la hegemonía de Real Madrid y Barcelona, que han tenido en los últimos nueve años, pero con un presupuesto inferior.

Este sábado se mide ante FC Barcelona, en lo que podría anticiparse como la final de mitad de campeonato, el ganador se llevará el honorífico título de campeón de invierno de la Liga BBVA.

El psicólogo deportivo Juan González Hernández define a Simeone como: Una persona con un importante carácter y temperamento, una altísima ambición y con una evidente capacidad de rigor y control , todo eso comprende una personalidad con capacidad para dominar su entorno y convencer a sus futbolistas sobre el rol que deben jugar en el grupo.

Y es que, en los 115 partidos al frente de los colchoneros mantiene una efectividad de 67%; lleva un ritmo en la liga para romper su mejor marca (87 puntos en 42 partidos), precisamente cuando consiguió por última vez el título local y con sus actuales 49 unidades en 18 jornadas ha superado su rendimiento en 13 de los últimos 17 campeonatos.

Es un equipo luchador, que cree en lo que hace, que se siente unido y que respeta al rival y las dificultades que genera vencer cualquier estadística (14 años sin ganar a Real Madrid) o sobre su propia historia, siempre representada por un victimismo que poco le ayudaba a crecer , indicó el Doctor en Psicología por la Universidad de Murcia.

El equipo de Manzanares tiene un estilo en el que cada jugador acepta el rol que le ha asignado Simeone, por ejemplo: David Villa jugando un lugar secundario y dejando el protagonismo para Diego Costa, líder goleador, con 19 goles.

La estrategia de Simeone comprende destacar en todo momento las virtudes del rival. Incluso ahora que comparte el liderato con Barcelona, el Cholo no se vanagloria y siembra en sus jugadores el reto de vencer a los equipos más poderosos económicamente. Así es como se genera la ambición, creciendo sobre el reto de vivir y superar constantemente cuestiones complicadas , indicó el también miembro de la Federación Española de Psicología del Deporte.