Barcelona, España.- La temporada de Fórmula 1 comienza este fin de semana su recorrido anual por Europa, con la disputa en Montmeló (Barcelona) del Gran Premio de España, donde los favoritos intentarán reivindicarse en un año que se presenta con pronóstico incierto.

Entre los aspirantes a subir a lo más alto del podio estará el ídolo local, Fernando Alonso (Ferrari), que parece haber vuelto a la pelea por el título tras dos años decepcionantes con Renault.

"Las primeras carreras pueden ser atípicas con el tiempo siempre cambiante. Pero en Europa llega a la hora de demostrar quién estará en la pelea por el título y qué equipos pueden desarrollar sus coches más rápido que los rivales", había comentado en abril el piloto Australia y luego protagonizó dos grandes remontadas, en Malasia y China, terminando en ambas ocasiones al pie del podio, en la cuarta posición.

Con 49 puntos, Alonso es por el momento tercero en la general, a once del líder británico Jenson Button, lo que no parece inquietarle. "Creo que hay pilotos que hay que tener controlados y otros a los que se le puede permitir un pequeño margen", había señalado el bicampeón mundial (2005, 2006).

"Siempre he dicho que (Lewis) Hamilton, (Sebastian) Vettel o (Michael) Schumacher, o Felipe (Massa), pueden luchar por el título. Button no lo ganó (en 2009) por casualidad. Y ahora, lidera el Mundial por sus propios méritos. Pero si bien todos merecen respeto, hay dos o tres que me merecen una mayor atención", añadió.

Button, que pasó de Brawn GP a McLaren en la pretemporada, ha demostrado una buena adaptación al equipo, aunque también ha avisado de que hay que tomar con cautela su ventaja en la general del Mundial.

"Una ventaja de 10 puntos es como una de 4 con el baremo de antes (puntuación de anteriores temporadas). Mi ventaja no es tan grande como parece", subrayó el ganador del Gran Premio español en 2009.

"Las cosas pueden cambiar mucho después de la carrera. No tenemos el mejor coche, pero somos los pilotos que han conseguido más puntos", indicó, esperando poder "competir con los Red Bull" en Montmeló.

Esos mismos Red Bull tienen como objetivo olvidar su mal inicio de temporada. Sebastian Vettel y Mark Webber, que parecen contar con el monoplaza más ráido, sólo han conseguido ganar una de las cuatro primeras carreras, a pesar de haber firmado cuatro "poles".

"Ha habido muchos altos y bajos", destacó Vettel, quinto de la general. "Sólo tenemos una victoria, pero al final, eso es parte del pasado. No podemos hacer nada con ello. Tenemos que mirar al futuro. Primero a este fin de semana. Lo que venga después no tiene importancia", añadió.

El piloto alemán bromeó sobre la carrera en España y esperó que la teórica superioridad de Red Bull se plasme por fin en el podio final.

"He ido al peluquero, he visto que Fernando (Alonso) también. Pero a mí me han cortado más pelo. Espero que nuestro coche haya dado pasos más grandes que los suyos. Y que podamos seguir delante", sentenció.

Por su parte, Schumacher, leyenda viva de la Fórmula 1, estimó que hasta la última carrera en China su trayectoria iba "con una buena tendencia", en su año de regreso a la competición tras tres años retirado.

"He vuelto porque me encanta pilotar. Es por eso que estoy aquí. Me siento en el buen camino", avisó "Schumi".

BVC