Al menos 3 jugadores de cada 10 han sufrido violencia, discriminación y acoso. El estudio realizado por la Universidad de Mánchester y FIFpro, basado en el testimonio de unos 14,000 jugadores de 54 países y 87 campeonatos en Europa y América asegura que 33% sufre esta clase de problemas.

Además, 7% de los futbolistas aseguró haber sido víctima de propuestas para amañar un partido, una cifra que aumenta a 11% para los futbolistas que sobrepasan la treintena. Por su parte, 9% fue víctima de violencia, 8% de discriminación y 16% de acoso.

Ahora tenemos una base de indicadores para las reformas que son necesarias en la industria del fútbol. Retraso en los sueldos, traspasos forzados, entrenamientos al margen (de los compañeros), todo esto debe quedar en el pasado , reclamó el secretario general de FIFpro, Theo Van Seggelen.

Además, 41% de los jugadores profesionales del planeta no recibe puntualmente sus salarios, según un estudio revelado por FIFpro el sindicato mundial de futbolistas, poniendo en duda la idea de que todos son superestrellas millonarias como en los grandes campeonatos europeos.

Es el derecho fundamental de todo asalariado ser pagado en integridad y a tiempo. El hecho de que este derecho básico no sea respetado en el mundo del futbol es inaceptable , indicó el FIFpro en un comunicado.

El sindicato entiende que este estudio, el más importante realizado hasta ahora, saca a la luz las condiciones de trabajo de los futbolistas que juegan lejos de los proyectores de campeonatos otros que la Premier League inglesa o la Liga española y, más importante, trata de poner en aviso a clubes e instancias.

Según FIFpro, el mercado laboral del fútbol está dividido en tres grupos: el primero es el formado por la élite de los cinco grandes campeonatos europeos (Inglaterra, España, Alemania, Francia e Italia) que se beneficia de grandes remuneraciones; el segundo es de las ligas que tienen condiciones decentes (Estados Unidos, Australia, Escandinavia, etc.); y el tercero es la gran mayoría de jugadores en situación de precariedad que evolucionan en Europa del Este, América Latina o África.

Sólo 2% de los jugadores interrogados tiene una remuneración anual equivalente o superior a los 720,000 dólares, mientras que más de 45% de los futbolistas gana menos de 1,000 dólares al mes.

De acuerdo con el tipo de violencia, 10% de los jugadores la ha experimentado físicamente, 16% ha recibido amenazas de violencia, 15% fue víctima de bullying o acoso y 7.5% ha enfrentado discriminación basada en su identidad étnica, orientación sexual o sus creencias religiosas.