Su discurso a la defensiva no coincide con la ilusión que irradia de sus ojos y con algunas frases que se escapan de su boca. Raúl Gutiérrez, entrenador de la Selección Sub-17 que debuta mañana en Morelia ante Corea del Norte, asegura que llegan bien preparados a su Copa, se ha cansado de restarle presión a sus jugadores, sentenciando que, a pesar de que sueña con el título, no tienen ninguna obligación de obtenerlo.

Apenas se le cuestionó si su equipo tiene pasta de campeón o si se sentía obligado a entregar la Copa el próximo 10 de julio en la cancha del Azteca, el estratega hizo una gambeta, quizás como nunca las realizó en sus tiempos de defensor.

Las cosas por obligación nunca se hacen tan a gusto. Ese compromiso (de buscar el campeonato) lo adoptamos desde que se nos dio la responsabilidad de dirigir a este equipo. Vamos a luchar por estar en la final , atinó a decir Gutiérrez en entrevista con El Economista, quien en un mismo enunciado se deshizo de la responsabilidad pero también evidenció su hambre de triunfo.

Por si alguien tenía pensado insistir en el tema, desde hace dos meses Raúl dejó todo claro, sin espacio a los cuestionamientos y cerró el tema asegurando: Tenemos sueño de campeonato y vamos a buscarlo partido tras partido. Ésa es la meta .

Una vez hecho el regate a cualquier obligación, lo que sí se atrevió a garantizar el entrenador de la Sub-17 fue trabajo, entrega, ir viviendo partido tras partido y, con base en eso, ir mejorando para acercarnos a la siguiente ronda, para ya de ahí ir participando de acuerdo con el rival que nos toque.

Vamos a llegar al 100 por ciento. Tuvimos una excelente planeación en coordinación con la parte física, con Vicente Espadas, preparador físico, y en la parte futbolística todo está acorde , argumentó.

Sobre la principal virtud de sus dirigidos, el técnico destacó que tiene un equipo al que le gusta tener la pelota, nos gusta jugar con línea de cinco, pero sobre todo nos gusta atacar, nos gusta el gol .

No le temen al pánico escénico

Tras disputar un etapa final de preparación de seis partidos, el representativo juvenil acumuló tres triunfos, ante Japón, Argentina y Costa de Marfil; dos empates, ante Japón y Francia, y una derrota ante Uruguay, resultados que además de roce en el plano deportivo les dieron experiencia en el parte personal, la cual Gutiérrez ponderó para que esos temores no aparecieran en la cancha en pleno Mundial.

Preferimos que experimentaran esos nervios en los partidos de preparación, con afición y que tengan pánico escénico, para que después, ya con esa experiencia de jugar con público, estos muchachos queden como campeones de goleo del torneo. Tenemos jugadores que me han ido demostrando, a lo largo de todo este proceso, que pueden con el paquete del inicio de un Mundial , finalizó Gutiérrez.